CONFAE aboga por la moderación de los precios para el mantenimiento del poder adquisitivo de las familias

"Los datos del IPC del sexto mes del año confirman, de nuevo, las previsiones que adelantaban que la inflación en 2014 sería muy baja".

Según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, durante el mes de junio los precios subieron en la provincia de Ávila una décima respecto al mes anterior (0,1 %),  situando la tasa de variación anual en el 0,0%. En lo que va de año, los precios han bajado un 0,5 %.

 

En Castilla y León los precios se han comportado de manera similar, han subido respecto al mes anterior una décima (0,1 %), en lo que va de año, también, han bajado un 0,5 %, situándose la tasa de variación anual en el 0,1 %.

 

En el conjunto de España respecto al mes anterior, los precios no han sufrido ninguna variación (0,0 %), por lo que la tasa de variación anual se queda en el 0,1 %. En lo que llevamos de 2014, los precios han descendido un 0,2%.


El comportamiento de los precios durante el mes de junio se debe, según el INE, a la bajada que han experimentado algunos grupos como el del vestido y el calzado (-1,3%); y el de la vivienda (-0,5 %). Significativa es la bajada de los precios de las legumbres y hortalizas frescas (-3,3 %), los aceites (-2,9 %) o las patatas y sus derivados (-4,3 %).

 

Por el contrario, a pesar de que su repercusión haya sido mínima, a la vista están las cifras, han subido los precios en los grupos del transporte, que como se sabe, refleja los incrementos de los impuestos que gravan los carburantes en origen; del ocio y la cultura, otros bienes y servicios y el de hoteles, cafés y restaurantes, aunque su repercusión en el índice general, como se ha dicho, es mínima. En este último grupo en concreto, la repercusión es del 0,031.


Los datos del IPC del sexto mes del año confirman, de nuevo, las previsiones que adelantaban que la inflación en 2014 sería muy baja.


Desde CONFAE abogan por la moderación de los precios debido a su repercusión en el mantenimiento del poder adquisitivo de las familias y en la moderación de los costes generales de las empresas. "Si bien es cierto, además de la inflación existen, como se sabe, otros factores y otras cargas que influyen también en la capacidad económica de empresas y ciudadanos".  


De ahí la importancia que tiene el establecimiento de un marco favorable para el desarrollo de las actividades empresariales, su mantenimiento y, a la postre, su crecimiento. "Sin duda, el camino más seguro para que las empresas puedan efectivamente, no sólo mantener el empleo sino también crearlo".