Condenan a dos años de internamiento al joven que agredió a Rajoy en Pontevedra

Rajoy detail

Según ha informado el abogado del joven, el menor ha pasado ya seis meses en régimen de internamiento en el centro de Monteledo, dentro de la medida cautelar establecida por el juzgado de instrucción número 1 de Pontevedra.

El Juzgado de Menores de Pontevedra ha condenado a dos años de internamiento en régimen cerrado y a uno más de libertad vigilada al menor de 17 años que el pasado mes de diciembre agredió al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante un paseo electoral en Pontevedra.

 

Según han confirmado fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, la sentencia se dictó el pasado 12 de mayo tras un acuerdo de conformidad alcanzado entre la Fiscalía y la defensa del menor.

 

En ella se le imponen al joven tres años de internamiento, dos en régimen cerrado y uno de libertad vigilada, por un delito de atentado a la autoridad en el subtipo agravado.

 

Los hechos ocurrieron el pasado 16 de diciembre de 2015, durante un paseo electoral en Pontevedra con motivo de la campaña de las generales, cuando el joven golpeó en el rostro al presidente del Gobierno, a quien se había acercado con la excusa de sacarse una foto.

 

Mariano Rajoy no llegó a ejercer ninguna acción contra el menor y el agresor reconoció los hechos y se arrepintió en la vista ante el juez de Menores de todo lo sucedido.

 

REEDUCACIÓN

 

El acuerdo permitió reducir sensiblemente la solicitud inicial de penas que había pedido el Ministerio Fiscal, de tres años en régimen cerrado y dos en libertad vigilada. Entre otras consideraciones, la Fiscalía retira la consideración "de extrema gravedad" con la que había calificado la agresión en un primer momento.

 

Según ha informado el abogado del joven, el menor ha pasado ya seis meses en régimen de internamiento en el centro de Monteledo, dentro de la medida cautelar establecida por el juzgado de instrucción número 1 de Pontevedra. Estos meses se descontarán de la pena final.

 

Por otra parte, el agresor, que ha alcanzado la mayoría de edad durante el mes de marzo de este año, deberá someterse a un programa de reeducación.