Condenado en Valladolid a 10,5 aĂąos por la violaciĂłn continuada de su pareja

Al acusado, un varĂłn de 31 aĂąos, se le considera responsable de un delito continuado de violaciĂłn en la persona de su entonces pareja.

La sentencia, que incluye el pago a su expareja de una indemnizaciĂłn de 50.000 euros por daĂąos morales y las correspondientes medidas de alejamiento y prohibiciĂłn de comunicarse con ella por espacio de doce aĂąos, se aproxima mĂĄs a la peticiĂłn que durante el juicio formularon las acusaciones pĂşblica y particular, de once y catorce aĂąos, respectivamente, pero dista mucho del aĂąo y medio de privaciĂłn de libertad interesado por la defensa.

 

Y es que el abogado del condenado, a diferencia de los acusadores, rechazĂł la existencia de un delito continuado de violaciĂłn y encuadrĂł los hechos en un delito de maltrato familiar en el ĂĄmbito domĂŠstico, con la atenuante de trastorno lĂ­mite de la personalidad y la imposibilidad de su patrocinado de controlar sus impulsos, segĂşn informaron a Europa Press fuentes jurĂ­dicas.

 

Durante el juicio, la pareja del acusado, con quien tiene un niĂąo de dos aĂąos y con el que llevaba de relaciĂłn ocho aĂąos, ratificĂł en todos sus tĂŠrminos la denuncia presentada, en el sentido de que en la madrugada del 8 al 9 de febrero de 2009 su compaĂąero sentimental llegĂł al domicilio cuando ella dormĂ­a y tras mantener ambos una discusiĂłn, al encender ĂŠl la televisiĂłn a un volumen excesivo, el ahora condenado le dio primero un bofetĂłn cuando se encontraban en el salĂłn y luego la introdujo a la fuerza en el dormitorio, del que no pudo salir en toda la noche y donde la llegĂł a penetrar hasta en cuatro ocasiones.

 

Por contra, D.G.C, quien hasta el dĂ­a de los hechos regentaba un bar con la denunciante en Laguna, sostuvo que la noche de autos mantuvo relaciones sexuales plenamente consentidas con su compaĂąera y que fue a la maĂąana siguiente cuando la propinĂł una bofetada con motivo de la discusiĂłn entablada entre ambos ante las sospechas de ĂŠl de que ella estaba manteniendo una relaciĂłn con un cliente del local.