Condenado a un año y medio de cárcel el extesorero de 'Deporte CyL' por apropiarse de 55.000 euros de la sociedad

La Audiencia de Valladolid ha impuesto una pena de un año y medio de prisión al exvicepresidente y extesorero de 'Deporte Castilla y León', José F.M, por quedarse en beneficio propio con más de 55.000 euros de la sociedad la sociedad.

La sentencia halla responsable a José F.M. de un delito continuado de apropiación indebida y condena al extesorero, a quien las acusaciones pública y particular pedían cuatro años, a un año y medio al no aplicarle el tipo agravado. Junto con una multa de 1.260 euros, el condenado habrá de indemnizar a la sociedad con un total de 55.108,66 euros.

Durante el juicio, el ahora condenado negó haberse quedado con dinero de la mercantil y alegó incluso que ésta, a la que él había adelantado recursos para su funcionamiento los dos primeros años, le adeudaba un total de 16.000 euros.

Con plenos poderes para operar con las cuentas que la asociación tenía abiertas en cuatro entidades bancarias, el acusado incidió en que tras la constitución de la misma en marzo de 2010, con la finalidad de promocionar y organizar actividades físicas y deportivas, se vio obligado a poner hasta un total de 120.000 euros de su propio bolsillo para afrontar los gastos de funcionamiento.

Así, siempre según la versión ofrecida ante la Audiencia de Valladolid, el entonces tesorero y vicepresidente adelantó el dinero hasta que la asociación empezó a disponer de recursos propios gracias a distintos convenios suscritos con el Ayuntamiento de Tudela de Duero y la Fundación Municipal de Deportes del Consistorio de la capital, de ahí que a partir de entonces José F.M. realizara distintos reintegros de sus cuentas bancarias para restituirse los recursos anticipados.

"Por dejación total del presidente y del resto de compañeros, me tuve que hacer cargo de todas las gestiones y de todos los pagos con dinero propio, hasta que al término de dos años tuve que dejarlo tras dedicar todo mi tiempo a la asociación, ya que mi trabajo estaba en Madrid y era imposible compaginar ambas labores", explicó el procesado, quien insistió en que a día de hoy 'Deporte Castilla y León' le adeuda 16.000 euros.

Por su parte, el presidente de la asociación, Juan Carlos G, personado como acusación particular, explicó que el procesado contaba con su "absoluta confianza" y que por ello dejó totalmente en sus manos la parte económica, hasta que recibió una llamada de los trabajadores de la asociación que tenían encomendado el servicio de la piscina cubierta de Tudela de Duero y denunciaron que no estaban cobrando la nómina.

REINTEGROS POR 94.676 EUROS

"Vimos entonces graves irregularidades, no sólo el impago de las nóminas sino también de las cuotas a la Seguridad Social", apuntó el presidente, quien añadió que al examinar las cuatro cuentas bancarias de la asociación se percató de que estaban a cero como consecuencia de los distintos reintegros efectuados por el procesado y que un informe pericial contable eleva a 94.676 euros, de los cuales tan sólo estaban justificados 39.567 y carecían de justificación otros 55.108 euros.

El denunciante aseguró que los ingresos procedentes de los convenios con distintos ayuntamientos eran suficientes para garantizar el funcionamiento de la asociación, algo que también corroboraron varios expertos contables que atestiguan que el pasivo de 'Deporte Castilla y León' era de 54.000 euros. "Si el dinero no justificado se hubiera destinado a los pagos de la asociación, ésta habría tenido un superávit de 1.000 euros", incidió el perito contable José Bernardo B.B.

Ante ello, los acusadores consideraron que existían pruebas para condenar a José F.M. por un delito de apropiación indebida, "pues se ha acreditado que hubo una distracción de caudales para fines ajenos a la asociación", como así apostilló el fiscal, mientras que la defensa mantuvo su petición absolutoria basada en que su patrocinado ha aportado facturas y tickets de todos los gastos efectuados y que los mismos fueron adelantados de su propio bolsillo.

"En todo caso, estaríamos hablando de una cuestión civil como consecuencia de una mala gestión contable", sentenció la defensa.