Condenada una pareja por someter a vejaciones a una niña de cinco años

Los castigos iban desde no dejarla jugar en el parque hasta obligarla a comerse su propio vómito, pasando por duchas de agua fría o privarla de alimentación. Los hechos ocurrieron en Oviedo.

El Juzgado de lo Penal Número 4 de Oviedo ha condenado a una pareja de Pola de Siero a una suma de tres años y 8 meses de prisión por someter a una niña de cinco años a maltratos físicos y psicológicos. La menor es hija del condenado de un primer matrimonio.

  

Desde agosto de 2012, y ante lo que consideraban un mal comportamiento de la menor, pero que en realidad se correspondía con el modo de actuar normal de una niña de su edad, el padre y su actual pareja comenzaron a castigarla de forma habitual "con el fin de que aprendiese disciplina".

  

Los castigos eran tales como obligarla a permanecer en el parque de pie sin moverse durante varias horas ni poder jugar con otros niños; obligarla en el caso de que no terminara la comida en el tiempo que le fijaban a quedarse sentada en el suelo sin hacer nada hasta la hora de la siguiente comida; privaciones de alimento consistentes en no mandarle bocadillo para la hora del recreo; duchas de agua fría, no participar en las salidas programadas del colegio, atarla a la cama u obligarla a comerse su propio vómito.

  

Además de lo anterior empleaban la fuerza como técnica de corrección como tirones de pelo, pisotones, bofetones en la cabeza o golpes con un tacón de zapato.

  

La abuela materna el 13 de septiembre de 2013 llevó a la niña al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) donde se le apreciaron distintos estadios evolutivos, la mayor parte relacionadas con castigos corporales y técnicas de corrección abusivas aplicadas por los acusados.

  

El 21 de septiembre de 2013 la Consejería de Bienestar Social y Vivienda asumió la custodia de la menor, de su hermana y de otro hijo de la acusada y acordó su acogimiento residencial en un centro de menores. Posteriormente, el 27 de marzo, la madre biológica se hizo con la custodia de las dos niñas.

  

Además de la pena de prisión, el juez les impone para cada uno de ellos la prohibición de acercarse a menos de 200 metros de la menor durante dos años y nueve meses y deberán de abonar una indemnización a la niña de 300 euros.