Condenada en Salamanca la pareja del copiloto de Spanair por engañar "burdamente" a sus suegros

La pareja del copiloto que, junto a otras 153 personas, perdió la vida en el accidente del vuelo JK5022 de Spanair el 20 de agosto de 2008, imcumplió el pacto con los padres del fallecido para el reparto de la indemnización.

El titular del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Salamanca ha condenado a la que fuera pareja del copiloto que, junto a otras 153 personas, perdió la vida en el accidente del vuelo JK5022 de Spanair el 20 de agosto de 2008, al incumplir un acuerdo que tras el siniestro alcanzó con los padres del fallecido para repartirse ambas partes las indemnizaciones que percibieran tras el suceso.

 

La sentencia estima así la demanda interpuesta en su día por los progenitores de Francisco Javier Mulet e insta a Estrella Toral a abonarles un total de 60.556 euros más intereses, cantidad que la demandada eludió pagar aduciendo que tenía que pagar un impuesto a Hacienda derivado de la indemnización que había cobrado tras el accidente.

 

"INCUMPLIÓ BURDAMENTE"

 

El juez considera acreditado que ambas partes acordaron el reparto mutuo de las cantidades económicas que ambas partes obtuviesen pero, llegado el momento, la pareja del copiloto "incumplió burdamente", tal y como subrayan los demandantes, ya que "les transfirió menos de lo acordado".

 

"Lo vergonzoso es que mintió", asevera en su demanda el abogado palmesano que representa a los padres del fallecido, Antonio Martínez, del Bufete Coca. "Fingió que había tenido que pagar un impuesto a Hacienda, por lo que el pago o reparto que debía hacerles era menor que la suma esperada según el porcentaje pactado", recalca.

 

El letrado abunda en su escrito que los afectados siguieron "siempre y en todo momento las precisas instrucciones de la señora Toral, dado que ella era jurista en derecho", y afirma que tras múltiples intentos "amistosos" y de conciliación, la demandada incumplió lo acordado y "sobre todo ha mentido, engañado burdamente y, en definitiva, defraudado moralmente a personas que la querían".

 

"Todo por dinero y aprovechándose de sus conocimientos jurídicos, posición y maquiavélico proceder", relata la demanda, ahora estimada por el juez.