Condena de 71 años de cárcel para el ciberacosador que intimidó a 204 menores

Más de 5 años de prisión. El acusado, D. G. L., pasará varios años entre rejas por delito continuado de coacción, exhibicionismo y revelación de secretos
M. S. B.

El ciberacosador salmantino ha sido condenado a una pena de 71 años de prisión tras el acuerdo de conformidad al que llegaron todas las partes implicadas en la causa por la que, D. G. L., ha sido acusado de un delito de coacción continuada, exhibicionismo y descubrimiento y revelación de secretos hacia un total de 204 menores, aunque tan sólo 27 denunciaron el caso. A pesar de la condena, el acosador pasará un total de cinco años y tres meses entre rejas. Un tiempo que se verá reducido debido a los seis meses que el delincuente pasó ya en prisión preventiva, los cuales se computan con la pena actual, que equivale al triple de la más grave para estos delitos, que es de un año y nueve meses.

Según ha relatado el propio acusado, contactaba a través del envío de correos masivos en redes sociales como Messenger o Tuenti con chicas de entre 12 y 17 años a las que amenazaba con mandar a personas para agredirlas, a no ser que le agregasen a sus cuentas de correo electrónico. Una vez que conseguía acceder a las cuentas de las menores, las amenazaba para que se masturbaran con diferentes objetos o para que se mostraran en diferentes posturas eróticas. Unos correos masivos que las Fuerzas de Seguridad llegaron a contabilizar en 204, sólo que 27 denunciaron la continuada coacción del individuo que, posteriormente se exhibió físicamente ante dos de ellas y propagó imágenes de las menores, a las que tenía acceso, por diferentes portales de la red. D. G. L., para el que el Ministerio Fiscal pedía más de cien años de condena, también deberá asumir una indemnización de 40.500 euros y la prohibición de acercarse a cualquiera de las víctimas a menos de 250 metros hasta 5 años después de que cumpla la pena penitenciaria. Se prevé que el acusado ingrese en prisión en unos días, porque si la sentencia aún no es firme, sí que se ha llegado a conformidad por ambas partes, por lo que el cumplimiento de la condena podría ser inminente para el ciberacosador de Salamanca.