Concentración de los taxistas en señal de duelo por su compañero

Los colegas de profesión del fallecido realizaron un ‘parón’ de 12 horas para mostrar su indignación
E.G.

Los compañeros del taxista fallecido, Ángel Sánchez Anaya, se concentraron a las 12.00 horas de ayer a las puertas de la asociación Auto-taxi, en la calle Astorga, en señal de duelo y para mostrar su indignación por este trágico fallecimiento.

Desde primera hora de la mañana, eran pocos los taxistas que tras enterarse de la noticia se encontraron con fuerzas de continuar prestando servicio. Además, a partir de las 12.00 horas, prácticamente todas las paradas de la ciudad se quedaron vacías ya que los taxistas acudieron a la sede de la asociación Auto-taxi para concentrarse con sus vehículos invadiendo la calzada y luciendo un lazo negro en señal de duelo por el fallecimiento de su compañero, que era muy conocido y querido en el gremio.

El sector realizó un parón en señal de repulsa hasta las doce de la noche dejando tan sólo unos servicios mínimos. Además, desde la asociación mostraron a través de un comunicado su agradecimiento por “todas las muestras de solidaridad recibidas, tanto de medios de comunicación, como de los usuarios y de compañeros de otras provincias”. Al respecto, el presidente de la asociación provincial de Auto-Taxi, Marcos López Martín, señaló que “el sector está desplomado ya que ha sido un palo enorme”, además detalló que “la noche que hemos pasado ha sido la más larga de mi vida”.

Entre los compañeros de profesión, muy afectados por lo sucedido, se repetía la misma frase: “ Una muerte así no se puede asimilar. Que estés conduciendo y se pongan por detrás y te maten, no se puede asimilar”, señaló uno de los taxistas. Precisamente, también reiteraron que “a este compañero le tocó como le pudo haber tocado a cualquiera de nosotros”. Otros también lamentaron el fallecimiento de Ángel Sánchez Anaya, que pretendía prejubilarse después de estar “toda la vida trabajando”. Desde el momento en que ocurrió el trágico suceso, los compañeros de profesión permanecieron al lado de la familia para mostrarles su apoyo. Las señales de duelo fueron numerosas y muchas asociaciones del taxi de España enviaron coronas de flores en señal de condolencia. Además, se celebraron minutos de silencio en varias capitales en apoyo al sector. Por último, hasta el tanatorio se acercaron familiares, amigos y personalidades, entre las que se encontraba el consejero de Interior de la Junta, Alfonso Fernandez Mañueco, el presidente provincial del PP, Javier Iglesias y el secretario provincial del PSOE, Fernando Pablos, entre otros.