Con ventaja de campo y 1-0 a su favor, Avenida siempre continuó adelante

Por la segunda clasificación directa. De las tres veces en que se puso por delante en una eliminatoria necesitó el tercer partido en dos. EN CUARTOS. Resolvió el duelo ante Pécs en dos choques
T. S. H.

Tener el factor cancha a favor en la Euroliga es normalmente determinante y baste como ejemplo que de todos los equipos que han tenido esa ventaja desde que existe el actual formato, sólo seis no supieron resolver la eliminatoria a su favor. En el caso de Halcón Avenida, desde que comenzara a disputar esta competición en 2007, ha disfrutado de este privilegio en tres ocasiones y en todas ha resuelto la eliminatoria a su favor.

Es verdad que en dos de esas tres oportunidades ha necesitado el tercer partido y dejar cerrada su clasificación en Würzburg, pero también sabe lo que es solucionar la papeleta en dos partidos. Precisamente lo consiguió en la única ronda de cuartos a la que hasta este año había conseguido llegar con la ventaja de campo, en la edición de 2009. Su rival entonces fue el MiZo Pécs, al que superó en Salamanca, 85-63, para posteriormente viajar a Hungría y ganar 81-76.

Ese mismo año, en los octavos de final, también se adelantó en la serie frente al CSKAde Moscú, 80-69, para después caer en la capital rusa, 64-95, y dejar que la clasificación se resolviera en Würzburg, 83-74, en un partido que siempre será recordado por los triples de Snow y De Mondt.

El año pasado Avenida sólo tuvo el factor campo a su favor en los octavos de final y entonces también se puso 1-0 por delante de Bourges tras el 72-53 inicial. El equipo francés igualaría la serie, 69-64, pero las salmantinas, que ya sin ventaja de campo cayeron en cuartos ante Ros, pusieron la puntilla en casa, 64-55, e hicieron bueno el dicho de que el que da primero, da dos veces.