Con resaca europea

Perfumerías Avenida sufrió mucho ayer para sumar su décimonovena victoria en lo que va de Liga regular.La resaca de la competición europea, tras un partido de tanta tensión como el disputado el viernes, pasó factura a las salmantinas, aunque a unas más que a otras.En principio, Jordi Fernández ya anunció con su quinteto inicial que habría muchos cambios en la mañana del domingo. Podrug e Isa Sánchez sustituían a Willingham y Torrens. La poste norteamericana no pudo disputar ningún minuto del choque por la inflamación en su rodilla debido a una sobrecarga.
Isabel de la Calle

A pesar de que el equipo había hecho piña antes del encuentro para despedir a la Euroliga y marcarse el liderato de la Liga como nuevo objetivo, el inicio del choque no pudo ser más gris.

Las canarias, para empezar, se colocaron 0-7 en el marcador. Avenida, por su lado, tardó cuatro minutos en estrenarse con una canasta en juego (llegó de manos de Podrug). El interior amarillo hacía mucho daño al salmantino, anotando 10 de sus primeros 12 puntos.

Con los primeros balones a Lyttle, el equipo charro encontró por fin salida a sus opciones ofensivas y se puso por primera vez por delante en el marcador (16-15, minuto 8). Sin embargo, la caribeña enseguida hizo su segunda falta, por lo que Fernández la protegió sentándola en el banquillo y dando entrada en la cancha a Podkovalnikova. Hasta siete jugadoras saltaron a la cancha en el primer cuarto, todas las posibles salvo Torrens y Alaña.

Al comienzo del segundo cuarto, una técnica a Mingo Díaz, el entrenador canario, parecía servir de plataforma de lanzamiento para que las locales se fueran en el marcador (29-24). Sin embargo, no fue así. Al descanso, incluso, Canarias como equipo estaba más valorado (41) que Avenida (37), a pesar de que las azulonas vencían por un punto (35-34).n Los contraataques de las salmantinas dieron siempre buenos resultados, aunque los utilizaron en contadas ocasiones.

Desencuentro con Podkova
Con los problemas de faltas que ayer tuvo Lyttle, quedó de manifiesto una vez más el desencuentro de Podkovalnikova y su entrenador, Jordi Fernández. La rusa tuvo sólo diez minutos en total en la cancha y tras cambiarla, el técnico catalán le recriminó con dureza su falta de garra en la pista. No volvió a jugar. De este modo, en la reanudación el protagonismo ofensivo fue para Emilija Podrug que se asentó sobre la cancha formando pareja bien con Alaña, bien con Lyttle o incluso con Torrens, que disputó el último minuto del tercer parcial de cuatro.

Podrug se esforzó además en tareas defensivas con buenas ayudas, aunque dejó patente su falta de mano izquierda a la hora de penetrar por ese lado.

Al final, a pesar del esfuerzo de la veterana e incombustible Rosi Sánchez y a la buena mano de la alero de Utah Morgan Shea Warburton, la ventaja se estabilizó en los diez puntos de renta a favor de las locales. El único susto de la recta final lo dio un triple de Argüello en el minuto 7, que puso el luminoso de Würzburg 70-63.

Dos triples de Anke (los únicos que logró en el partido) en este momento delicado y dos penetraciones de Silvia Domínguez que ayer pudo descansar aunque jugó con intensidad sus minutos, finiquitaron el partido. El mal sabor de boca, sin embargo, persistió en el equipo, que se fue al vestuario con el gesto torcido.