Con licencia para soñar

SUPERIORIDAD. El conjunto de Halcón Avenida firmó un partido que rozó en muchos minutos la perfección frente a Praga
Isabel de la Calle

Halcón Avenida ofreció ayer la mejor de sus caras para imponerse al peligroso Praga y seguir luchando por la mejor clasificación posible de cara a los octavos de final.

Con un ritmo endiablado comenzó Halcón Avenida su choque contra Praga. Corriendo como le gusta y encomendándose a un acierto letal desde 6.75 de Alba Torrens y Belinda Snell. Con tres triples y una canasta de Erika, las charras se colocaron con un parcial de 11-2 en el luminoso que obligó a Lubor Blazek a pedir su primer tiempo muerto. Tras él, Praga se metió en el partido, endosando a su vez un parcial de 4-8, que puso un 15-10 en el marcador.

El peso anotador en los siguientes minutos pasaba por la pareja interior salmantina, con una Sancho Lyttle que terminó los diez primeros minutos ya con 10 puntos.

Para comenzar el segundo cuarto, Mondelo dio entrada a Anna Montañana al tres, al no poder utilizar en el choque de ayer a Anke de Mondt, todavía con dolores en su hombro tras sufrir una distensión en el último partido de Liga disputado en Vigo.

Y fue precisamente entonces, con tres grandes sobre la cancha, cuando Halcón Avenida se vino arriba y logró superar la barrera de diez puntos en el marcador (42-27, minuto 5), gracias al acierto de Erika de Souza bajo el aro, tras recibir balones clarísimos para luchar el uno contra uno. Once puntos en los primeros cinco minutos dejan bien clara su superioridad en esa parcela. Ni siquiera la intimidación de la siempre polémica Delisha Milton hizo mella en las postes charras. La ex de Ros Casares, eso sí, volvió a hacer gala del excesivo uso de los codos, hecho que se le castigó viendo la tercera falta al comienzo del segundo cuarto.

Las cosas pintaban cada vez mejor para el equipo salmantino, aunque sólo se apoyaba sobre tres pilares: Lyttle, De Souza y Torrens, al menos en el apartado ofensivo. Entre las tres sumaban 52 de los 63 puntos que Halcón Avenida tenía en el minuto cinco del tercer cuarto. En ese instante, las charras lograban llegar a los veinte puntos de renta sobre Praga (63-43) cuando Blazek ordenó defender en zona a sus jugadoras, aunque no les duró mucho el experimento. Este tipo de defensa, en cambio, le dio buen resultado a las salmantinas en la parte final de este tercer cuarto, en el que mantuvieron los 20 puntos de diferencia, en un partido muy anotador para ellas (llegaron a los 75 puntos al final del tercer cuarto).

Al comenzar el último cuarto, Praga cayó en el intercambio de canastas con Halcón Avenida, hecho que indudablemente favorecía a las salmantinas, que ya por entonces superaban los 20 puntos de diferencia. Además, en el minuto tres de este cuarto parcial, las checas perdieron a Delisha Milton-Jones por faltas que era hasta el momento su máximo referente con 16 puntos y 9 rebotes.

Tal era la superioridad de las locales, que Lucas Mondelo, técnico de las charras, se decidió a dar descanso a Erika de Souza y dio entrada a la joven Amaya Gastaminza con 4 minutos aún por jugar. Lo mismo sucedió, segundos después, con Laura Gil, que salió a la cancha por la valenciana Anna Montañana. La ventaja, lejos de bajar, siguió siendo cada vez mayor hasta superar los 30 puntos (90-58 a falta de tres minutos y medio).

Un paso de gigante, sin duda, para las salmantinas de cara a una óptima clasificación para octavos de final.