Con la nueva ley de alquileres: 10 días para pagar si se quiere evitar el desahucio

Los contratos alquiler son númerosos en Salamanca aunque no todos están inscritos en la Cámara de la propiedad

El inquilino con un contrato inscrito en el Registro de la Propiedad y que no haya pagado un mes de alquiler tendrá como máximo un plazo de diez días para pagar desde el momento en que, a instancias del casero, sea requerido para iniciar el proceso de desahucio.

Así se establece en el proyecto de Ley de medidas de flexibilización y fomento del mercado del alquiler de viviendas, que actualmente se encuentra en proceso de tramitación parlamentaria, tras la introducción de las enmiendas en el Congreso. Una Ley que en Salamanca se ha de tener bien en cuenta a tenor del gran número de viviendas alquiladas, si bien es verdad no todo esos alquileres pasan por la Cámara de la Propiedad.

 

De hecho, según datos de la propia Cámara son algo más de 800 los registros que se tienen de contratos de alquiler que se verían afectados directamente por esta nueva normativa que contempla otros aspectos que a buen seguro interesan tanto a arrendadores como a arrendatarios. 

 

Para empezar hay que tener en cuenta que según este Proyecto de Ley y el anteproyecto de Decreto Ley Plan Estatal de Fomento del Alquiler de Viviendas, la Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbanas para 2013-2016. el inquilino podrá alegar ante el juez razones que justifiquen el impago. Es el caso, por ejemplo, de enfermedades, o si el inquilino pide más tiempo para pagar por una causa justificada. 

 

Así se vincula al demandado al procedimiento,de manera que si no atiende el requerimiento o no comparece, el secretario judicial dictará la conclusión del procedimiento y se producirá el desahucio, obligando al arrendatario a abandonar la casa.

 

Lo que se pretende es dar mayor garantía jurídica al alquiler e impedir que los inquilinos puedan seguir abonando la renta en el último momento interrumpiendo el procedimiento de desahucio. El Gobierno trata de proteger los derechos del propietario e incentivar así el arrendamiento de viviendas, lo que afirman influirá en la rebaja del precio ante un aumento de la oferta.

 

La medida ha sido duramente criticada por los grupos parlamentarios de la oposición, que consideran que esta Ley se va a poner de parte de los arrendadores, ya que son muchas las familias que en la actualidad carecen de los recursos necesarios para afrontar el pago de un alquiler.

 

Más modificaciones a Ley actual

 

Otro de los puntos que se modifican en el nuevo proyecto es la reducción de cinco a tres los años de duración de la prórroga obligatoria y se reduce de tres a uno la prórroga tácita automática.

 

Además se regula la posibilidad de que el arrendador pueda recuperar el inmueble para destinarlo a vivienda permanente para él o para sus familiares en primer grado, o por adopción, o para un cónyuge en supuestos de sentencia firme de separación, divorcio o nulidad matrimonial, siempre que hubiera transcurrido al menos el primer año de duración del contrato y se comunique con dos meses de antelación.

 

También se prevé que el arrendatario pueda desistir del contrato de alquiler cuando hayan transcurrido al menos seis meses.