Con la llegada de Asurmendi todo vuelve a su sitio en Perfumerías Avenida

María Asurmendi

Perfumerías Avenida pasó de tener tres bases a quedarse con una con más de media temporada por disputar lo que obligó a 'reconvertir' jugadoras. Con la llegada de Asurmendi, inesperada para muchos, cada pieza se podrá centrar en lo suyo y todo vuelve a su sitio.

María Asurmendi se estrena este viernes con Perfumerías Avenida. La jugadora de Navarra se convierte así en la cuarta base ‘pura’ que utilizará el equipo salmantino esta temporada en una posición que en agosto parecía más que ocupada con lo nunca visto en Salamanca, tres jugadoras disponibles para ella, y que acabó convirtiéndose en un quebradero de cabeza.

 

La directora indiscutible de la nave de Perfumerías Avenida, con la que ahora compartirá responsabilidad Asurmendi, es Silvia Domínguez. Ella estaba llamada desde el día 1 a ser la base titular y ha cumplido con creces ese papel. Casi 26 minutos por partido en los 19 disputados en Liga con 8,3 puntos y 4,5 asistencias mientras que en Euroliga ha rozado los 33 minutos en pista de media con 8,6 puntos anotados. Pura regularidad.

 

Lo que no cuajó fue la apuesta de tres jugadoras para el puesto y pronto se produjo la salida de Cristina Pedrals, que tuvo una presencia testimonial en Euroliga mientras en Liga jugó 5 partidos, diez minutos de media. La joven jugadora ha firmado por tres temporadas con Avenida que piensa en ella como valor de futuro y por eso ambas partes vieron como mejor opción una cesión a un equipo competitivo de Europa que le permitiera madurar en su juego. En el Pécs húngaro está disputando una media de 23 minutos por encuentro con importante presencia anotadora.

 

Tras su marcha, junto a Silvia Domínguez quedó Mariona Ortiz que en su tercera temporada en Avenida esperaba más protagonismo y por eso acabó dejando también el equipo después de ocho jornadas de Liga en las que cada vez fue apareciendo cada vez menos. Pidió la rescisión y se marchó a Zamora con un balance de 12 minutos jugados por partido y dos puntos anotados.

 

Ahí surgió el gran problema porque Domínguez se quedaba sin reemplazo en el banquillo y ante otras necesidades que surgieron en el plantel, como reforzar el interior, la solución que encontró el anterior técnico fue que Jacki Gemelos y en ocasiones Leo Rodríguez, fueran las que encargadas de ejercer de 'playmaker' cuando a Silvia se le daba un respiro. Funcionó a medias, más en Liga que en Euroliga o Copa, porque el timing de juego no es el mismo de 1 que de 2 o 3. Ahora ambas pueden centrarse en su juego como aleros con una llegada que se puede vincular también al cambio de técnico.

 

Ortego conoce a la perfección a Asurmendi. Su juego intenso casa a la perfección con sus exigencias tácticas y además justo ahora se presentaba una oportunidad que previamente no había aparecido. La situación económica actual de Conquero ha facilitado la operación que se cerró en un visto y no visto.