Con el fuego no se juega... ni con el olímpico