Con el fin del descanso llega el síndrome postvacacional

El final de las vacaciones viene acompañado del malestar de tener que volver a al trabajo y la rutina. 

 

Lo malo de las vacaciones es que terminan y hay que volver al trabajo y a la rutina, algo que no sienta muy bien.

 

El síndrome postvacacional afecta a jóvenes menores de 45 años, produciendo molestias que nos hacen responder a nuestras actividades rutinarias con un menor rendimiento.

 

A pesar de los tiempos que corren y de que el trabajo en sí se está convirtiendo en un lujo, siguen existiendo esas personas que se quejan de tener que trabajar.