Con 45 minutos no le basta a la UDS para sumar de una vez los tres puntos

Tras cuatro partidos, el equipo charro ha sumado 2 puntos de 12 posibles en casa
No fue un buen partido el firmado ante el Lemona por la UDS, desde luego. Bien es cierto, sin embargo, que la mejoría respecto a choques anteriores en el Helmántico fue evidente... en la segunda parte.

En la primera mitad, el conjunto de Balta se olvidó de jugar. La entrada de Paco Borrego en el medio del campo, con Muñoz y De Lucas de medias puntas fue un experimento fallido. Lo primero porque a Borrego se le vio muy superado en la tarea de organizador, por lo que los otros dos medios tendían a bajar al centro del campo y el espacio que se creaba con Igor era insalvable. No le llegaban balones al brasileño que se desesperaba con el paso de los minutos

Roto el equipo por la mitad, los laterales esta vez tampoco ayudaron ya que mostraron poco recorrido en esta primera mitad. Se notó sobre todo con Andrés, que recibía de nuevo la titularidad como premio a su buen arranque liguero y que, sin embargo, ayer no estuvo a la altura.

De esta manera, el Lemona llegó más y mejor al área charra que los salmantinos a la bilbaína. Tanto, que la primera ocasión de gol de la UD Salamanca llegó prácticamente en el minuto 30 de la primera mitad tras un golpeo de Iñaki Muñoz desde el borde del área que se va por poco a la izquierda de Alcalde.

La afición salmantina, antes ya de que llegara el descanso, dejó que se oyeran sus protestas en forma de silbidos. Tiene poca paciencia ya la parroquia unionista después de siete partidos y, aunque mostró siempre ganas de aplaudir las acciones de los suyos, en cuanto pudo, también les recriminó lo que no les gustaba. Y esta primera mitad no les gustó.

Aplaudieron sin embargo los salmantinos en cuanto Marcos Márquez saltó al terreno de juego a calentar durante los 15 minutos del descanso, poniendo en el 'Matador' sus esperanzas de cambio.

La entrada en el equipo de Marcos (que sustituyó a Iñaki Muñoz) unida a la de Jeremy (que sustituyó a Andrés) sentó bien al equipo salmantino. El balón fue de los locales descaradamente gracias en parte a que el Lemona se dejó hacer, posicionándose más atrás al dar por bueno el empate, y a que el centro del campo charro funcionó mejor con De Lucas atrás.

Igor y Marcos jugaron juntos por primera vez en Liga y mostraron que el instinto de Balta no se equivocaba en este caso. Con el sevillano más adelantado, ambos se mostraron compatibles y combativos.

Las ocasiones llegaron en el minuto 68, con un buen detalle de Marcos Márquez que le puso el balón entre líneas a Igor y éste no llegó por poco. En el 76, Igor tuvo otra de cabeza y en el 85 Javi Hernández (que había salido por Jonay al campo en el 80) desperdició una gran oportunidad al quedarse sin opciones al llegar al área pequeña.

Al final, tablas en el marcador que dejan una sensación agridulce en el equipo, que sin embargo destacó cerrando filas que al menos habían conseguido dejar la puerta a cero.