Con 30 grados y humedad, la hidratación como única arma

CONDICIONES EXTREMAS. La televisión ‘obliga’ al Salamanca a jugarse la vida en un horario intempestivo. AMBIENTE. Caldeado, contra la directiva local
T. S. H.

No queda más remedio que jugar pero a nadie le gusta el horario del partido de hoy. Ni a Salamanca ni a Castellón, no porque no lo hayan hecho ya en alguna otra ocasión esta temporada –la Unión jugó en el Ruiz de Lopera a las cuatro de la tarde–, sino porque ahora el calor aprieta más que nunca y mañana, para esa hora en Castalia, se espera que la temperatura ronde los 30 grados, a los que hay que añadir la incidencia de la humedad propia de la una ciudad cercana a la costa.

El cuerpo técnico de la UDSha trabajado durante los últimos días para aclimatar a su equipo. Al final de cada entrenamiento, durante toda la semana, se ha escuchado cómo el técnico les gritaba a su jugadores “descansen y coman bien”, y a partir de ahí la consigna para hoy está clara: Hidratación, hidratación y más hidratación con agua, sales azucaradas y electrolitos. Además se adelantará la hora de la comida para evitar cortes de digestión. En el aspecto deportivo Jorge D’Alessandro ha explicado que se ha entrenado para tratar de conservar “el balón”, para “manejar el juego y el calor”, de manera que se evite tener que correr más de la cuenta detrás del esférico.

Habrá que esperar a ver cómo reaccionan ambos equipos ante estas circunstancias y también al ambiente caldeado que se espera en las gradas donde no serán muchos los aficionados que acudan –se calcula que entre 2.000 y 2.500–, pero los que lo hagan llegarán con la intención de cargar contra la directiva que ha llevado al Castellón a Segunda B.