Compras y ocio navideño con sabor vintage en Salamarket

Ver album

La Feria Creativa y Vintage está abierta hasta el próximo martes; salmantinos y visitantes encontrarán más de una veintena de stand con vinilos, joyas, decoración y moda. Crisálida, Lulu’s Vintage y el Museo del Comerico que lo acoge son los organizadores de este mercadillo vintage, con actividades culturales gratuitas para todos los públicos

Hoy se ha inaugurado, en el Museo del Comercio, la Feria Creativa y Vintage Salamarket. Esta actividad comercial ha sido organizada por Crisálida, Lulu’s Vintage y el propio Museo y mantiene la misma fórmula que la celebrada el pasado mes de septiembre. En ella, se combina el mercadillo vintage con actividades culturales gratuitas para todos los públicos, para las que ha contado con el apoyo de Malhabladas.

 

Los asistentes encontrarán 22 stands con vinilos, joyas, decoración, moda y complementos, repostería, objetos retro, ilustraciones, fotografías, etc.

 

Además, los visitantes podrán disfrutar de todas las actividades culturales gratuitas. Esta misma tarde, a las 19’00 horas, la plaza del Museo acogerá el concierto de Luis Ullán. Mañana domingo, a las 12’00 horas, los más pequeños podrán disfrutar con los cuentacuentos de María Riera y, a las 19’00 horas, los salmantinos InBlauk pondrán la nota musical; la magia llegará el lunes de la mano del mago Daniel y más música, con el concierto de A Hundred Fires in a Jar.  El martes, como broche de oro a la Feria, el microteatro “Segismundo El Potro de la Torre”, cortesía de La Malhablada.

 

El Museo del Comercio de Salamanca se convierte así en escenario de este evento, en el que salmantinos y visitantes no sólo podrán comprar regalos para estas fechas navideñas, sino disfrutar al mismo tiempo de las exposiciones sobre la Historia de la Radio y del Comercio de Industria de Salamanca y el resto de exposiciones temporales que alberga.

 

Al acto de apertura acudió la concejal de Comercio, Almudena Parres, ha destacado el apoyo municipal a esta iniciativa, como muestra de  apoyo a comerciantes y artesanos salmantinos, castellano-leoneses en su mayor parte, con la cesión un singular espacio, el Museo del Comercio, que tanto tiene que ver con la actividad comercial.