Competencia le pone la lupa al precio del pincho de la Feria de Día

Servicio para la Defensa de la Competencia (SDC) de la Junta de Castilla y León sanciona a los hosteleros de Valladolid por pactar los precios del pincho de feria de su Feria de Día, la misma práctica que se hace en Salamanca.

El organismo de la Junta de Castilla y León que se encarga de vigilar el cumplimiento de las leyes de competencia ha abierto una vía para poner fin a una práctica habitual en las Ferias y Fiestas de septiembre y que afecta directamente a la conocida Feria de Día. Este evento se ha celebrado con éxito durante años sobre la base de ofrecer un pincho y consumición de feria a un precio pactado por todos los establecimientos participantes. Sin embargo, esto podría ir contra las leyes de la competencia y la organización tendría que dejar de hacerlo. El año pasado las 97 casetas ofrecieron el pincho de feria al precio de 2 euros.

 

Así se ha puesto de manifiesto en una denuncia que ha puesto la asociación de defensa de consumidores FACUA contra la Asociación Provincial de Empresarios Hosteleros de Valladolid (Apehva), que organiza la feria de día de las fiestas pucelanas de San Lorenzo, como ocurre en Salamanca con la Asociación de Empresarios salmantinos de hostelería con la homóloga feria de día de septiembre. Según ha trascendido, el Servicio para la Defensa de la Competencia (SDC) de la Junta de Castilla y León ha sancionado con 19.895,20 euros a la asociación pucelana de hosteleros por pactar e imponer precios en la Feria de Día que se celebró el año pasado, después de que Facua denunciase la práctica llevada a cabo por la patronal. 

 

Según la SDC, fijar el precio del pincho de feria es una práctica colusoria que va contra el artículo uno de la ley de competencia, que prohíbe "todo acuerdo, decisión o recomendación colectiva, o práctica concertada o conscientemente paralela, que tenga por objeto, produzca o pueda producir el efecto de impedir, restringir o falsear la competencia" en todo o parte del mercado nacional y, en particular, los que consistan, entre otras cosas, en la "fijación, de forma directa o indirecta, de precios o de otras condiciones comerciales o de servicio".

 

 

SUBIDA DE PRECIO Y AMENAZAS

 

El año pasado, los hosteleros pucelanos pactaron que el pincho de feria costara 2,80 euros frente a los 2,50 del año anterior, algo que fue denunciado por FACUA. El SDC considera que el acuerdo adoptado por los hosteleros constituye una "práctica anticompetitiva" que "elimina toda posibilidad de competencia entre los operadores y, asimismo, la posibilidad de elección de los consumidores a través de los precios"Además, censura que la fijación de precios adoptada por los operadores asociados a la Apehva fuese "impuesta también a los no asociados" que quisieron participar en el citado Pincho de Feria 2015.

 

Según detalla Competencia, la asociación pucelana de hostelería trató de conseguir "mediante modos coercitivos y amenazando a través de los medios de comunicación con la exclusión de aquellos operadores que sí pretendían adecuar su oferta a la libertad de precios". En concreto, el SDC menciona las presiones sufridas por "cuatro operadores que decidieron ofertar el pincho de feria a precio inferior a 2,80 euros, con la advertencia de que si persistían en dichos precios no podrían participar en la edición de 2016".