Compañeros de Raquel Gago no creen que practicara seguimientos a Carrasco y la definen como "acobardada" en situaciones tensas

Dos compañeros de la policía municipal imputada por el crimen de la que fuera presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, se han mostrado hoy "convencidos" de que Raquel nunca ha contribuido a la realización de seguimiento alguno sobre la persona de la asesinada.

Así lo han asegurado hoy ante la jueza Sonia González, titular del Juzgado de Instrucción número 4 de León, que continúa con las pesquisas del caso, y a quien se han mostrado "sorprendidos" de que ella, a la que han calificado de "buena persona", pueda estar implicada en la muerte de la política leonesa, tal y como han revelado fuentes de la defensa de la agente de la Policía Municipal.

 

Además, los policías, durante su paso por los Juzgados de Sáez de Miera, han apostillado que Raquel "en situaciones tensas se acobardaba", solía actuar de "forma secundaria" y "nunca tomaba la iniciativa".

 

Estas declaraciones afianzarían la tesis de los abogados de Raquel Gago, que han defendido desde el inicio de la instrucción del caso que su patrocinada no entregó el arma homicida en un primer momento y que si lo hizo casi 30 horas después fue debido a una situación "de bloqueo", así como que no participó en la planificación del crimen y desconocía los planes de la asesina confesa, Montserrat Gutiérrez, y de su hija Triana Martínez.

 

Durante las declaraciones, los policías también han negado que Raquel tuviera un "comportamiento extraño" y han asegurado que no vieron "nada" que les hiciera sospechar de que realizaba seguimientos a Isabel Carrasco.

 

MAÑANA, OTROS DOS POLÍCIAS LOCALES

 

Durante la jornada del martes está previsto que declaren otros dos policías locales dentro de la instrucción del caso, que se encuentra ya en su última fase.

 

Además, también está previsto que en próximos días pasen ante la jueza los dos agentes de la Policía Nacional de Madrid responsables de realizar los informes relativos a los seguimientos realizados por las tres imputadas a Isabel Carrasco.

 

Raquel Gago permanece recluida el Centro Penitenciario de Villahierro, ubicado en Mansilla de las Mulas, desde el pasado 16 de mayo, cuatro días después de la muerte a tiros de la expresidenta del PP leonés y de la Diputación provincial.

 

A la policía local se le imputan los delitos de homicidio, tenencia ilícita de armas y atentado a la autoridad, los mismos que a las otras dos mujeres presuntamente implicadas en los hechos, la autora confesa del crimen, Montserrat Gutiérrez, y su hija Triana Martínez, ambas también en prisión.