Cómo reducir el riesgo de cáncer en 12 pasos

Nada de tabaco

Código europeo elaborado por la Organización Mundial de la Salud. 

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, en sus siglas en inglés) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado este jueves la versión española de la cuarta edición del 'Código Europeo contra el Cáncer', que incluye 12 consejos para reducir el riesgo de desarrollar esta enfermedad en Europa.

 

Este documento, que ha sido cofinanciado por la Comisión Europea y presentado en una jornada en Madrid organizada por la Sociedad Española de Epidemiología, ofrece una docena de recomendaciones para adoptar estilos de vida más saludables y promover la prevención del cáncer.

 

La dos primeras se centran en el tabaco, alentando a no fumar esta sustancia en ningún formato y a fomentar que tanto los hogares como los puestos de trabajo sean espacios sin humo. También abogan por mantener un peso saludable, hacer ejercicio a diario y limitar el tiempo que uno pasa sentado.

 

En lo que respecta a la alimentación, propone consumir gran cantidad de cereales integrales, legumbres, frutas y verduras; limitar los alimentos hipercalóricos (ricos en azúcar o grasa), y evitar las bebidas azucaradas y la carne procesada, limitando igualmente el consumo de carne roja y de alimentos con mucha sal.

 

También abogan por limitar el consumo de alcohol, aunque "lo mejor para la prevención del cáncer es evitar las bebidas alcohólicas".

 

Del mismo modo, recomiendan evitar una exposición excesiva al sol, sobre todo en niños, usar protección solar y no las cabinas de rayos UVA; protegerse en el trabajo de las sustancias cancerígenas cumpliendo las instrucciones de la normativa de protección de la salud y seguridad laboral, y averiguar si se está expuesto a la radiación procedente de altos niveles naturales de radón en el hogar y, en ese caso, tomar medidas para reducirlos.

 

A las mujeres recuerda que la lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de la madre y que la terapia hormonal sustitutiva (THS) aumenta el riesgo de determinados tipos de cáncer, por lo que debe limitarse su uso.

 

GARANTIZAR VACUNACIÓN INFANTIL Y CRIBADOS

 

Asimismo, pide asegurarse de que los niños participan en programas de vacunación contra la hepatitis B (los recién nacidos) y el virus del papiloma humano (VPH) en niñas, y que los adultos participan en programas organizados de cribado del cáncer colorrectal, de mama y cérvicouterino.

 

La Unión Europea calcula que en 2030 se incrementará un 25 por ciento el pronóstico de casos de cáncer pero hasta un tercio de ellos son prevenibles, según ha destacado Carolina Espina, representante de la IARC.