¿Cómo ha cambiado el modelo de familia en Salamanca?

Los últimos datos del INE de 2011 que analizan la estructura familiar en Salamanca apuntan a que el modelo tipo de familia ya no es el que está formado por uno o más hijos. Ahora, se impone el modelo de pareja sin descendencia.

Una pareja con dos hijos, ese era el tipo de familia más común en 1991 en España, sin embargo, en las más de dos décadas que han pasado desde entonces la realidad ha cambiado profundamente y ahora mismo el grupo más numeroso con diferencia es el de las parejas sin hijos.

 

Esta situación es perfectamente extrapolable a lo que ocurre en el caso de la provincia de Salamanca, donde ya hay más núcleos familiares formados por una pareja sin descendencia que familias con uno o más hijos.

 

Al menos eso es lo que revelan los datos del INE correspondientes a 2011 (últimos en los que se ha desarrollado este estudio), que indican que en Salamanca existen 37.190 núcleos familiares que están formados solo por una pareja sin hijos, mientras que el número de familias con un hijo se reduce a 25.438 o la de dos hijos a 21.744.

 

Mucho más lejos están los núcleos con tres hijos, cuya cifra ha descendido hasta las 2.817 familias, mientras que  con cuatro hijos solo existen 401, una auténtica especie en extinción.

 

Asimismo, la cifra de madres solteras, viudas o separadas que se hacen cargo de los hijos es mayor que la de los padres en la misma situación, 12.549 por 3.428, siendo mayoritario en ambos casos el hecho de contar solo con un hijo a su cargo.

 

Estos datos viene claramente marcados por un brutal descenso de la natalidad en el ámbito de España, que se traslada a Salamanca, ya que en el año 1985, la tasa era de 46,69 por cada 1.000 habitantes, para pasar a 31,68 en 1995 y a los 33,44 por cada mil habitantes de la actualidad, en el año 2011.

 

La caída de los índices de natalidad comenzó mucho antes de la actual crisis económica y los expertos la achacan a un cambio social que se explica por múltiples factores, no todos ellos económicos, pero la crisis sin duda parece haber influido como demuestra este otro gráfico, en el que se ve una drástica caída del número de nacimientos por mujer a partir de 2008, coincidiendo con el inicio de la crisis económica.