Comienzan las obras de instalación de riego automático en el parque del Valle San Martín

Parque del Valle de San Martín, en Ciudad Rodrigo

El concejal de Medio Ambiente lamenta que no se realizara esta obra en el momento de su construcción, ya que ahora hay que "abrir zanjas en un parque nuevo".

Durante la jornada del martes 5 de abril dieron comienzo los trabajos de instalación del riego automático en el parque del Valle San Martín, con la apertura de las zanjas por donde se soterrarán las tuberías.

 

Según informa el concejal de Medio Ambiente, Manuel Choya Moreno, está previsto que la obra dure aproximadamente un mes, si las condiciones climatológicas no dificultan los trabajos, y abarcarán todo la extensión del parque.

 

El proyecto contempla la distribución del riego automático en tres zonas independientes (la parte superior junto a la vía del ferrocarril, la zona de arboleda y la zona con juegos infantiles) cuya gestión de programadores y electroválvulas quedará centraliza en una caja de mandos que se habilitará en cada una de esas zonas. Esta disposición zonal viene delimitada por los accesos a la luz y el agua, el mantenimiento de la necesaria presión para el riego y, sobre todo, para evitar tener que atravesar paseos enlosados, lo que aumentaría el coste y obligaría a cerrar el parque por completo. De este modo, se intentará, en la medida de lo posible, realizar las obras de manera que solo haya que cerrar la zona concreta del parque donde se está trabajando, permitiendo el uso de las restantes a los vecinos.

 

Según el mencionado responsable de Medioambiente: "Es incomprensible que no se acometiera la instalación del riego automático en un parque como éste en el momento inicial de su construcción, cuando hubiera sido mucho más sencillo y menos costo; ahora, tenemos que volver a abrir zanjas en un parque nuevo. En cualquier caso, creemos que era imperioso acometer esta instalación que permitirá un mejor control del riego y reducir los gastos de mantenimiento del mismo".

 

Desde la concejalía, enmarcan esta actuación dentro de la nueva política de gestión sostenible de espacios verdes que se está llevando a cabo y que busca, por un lado, la definición funcional de los jardines, parque y zonas verdes dentro del urbanismo de la ciudad; y, por otro lado, la adopción de medidas que permitan una reducción de los costes de mantenimiento  tanto a nivel económico como ambiental.