Comienza mañana el juicio por el atropello mortal de la Gran Vía

En sesiones de mañana y tarde. Al tratarse de una vista oral con jurado popular su duración está fijada para cinco días. Acusación. El imputado se enfrenta a una pena que abarca de seis a 12 años
e. g.

Dos años después de que se produjera el atropello mortal en la Gran Vía, la madrugada del 24 de enero de 2009, la vista oral comienza mañana y se prolongará, en principio, durante cinco sesiones, debido a la cantidad de testigos que declararán durante la vista.

El acusado, cuya identidad responde a las iniciales S. M. D., que en el momento de los hechos tenía 21 años, será procesado además de por un delito de homicidio, por otro de conducción temeraria.

El joven Sergio N. S. J., que era vecino de la plaza de Caracas en el Alto del Rollo, falleció víctima de un atropello minutos después de enzarzarse presuntamente en una pelea con el conductor de un turismo marca Opel Astra, el cual supuestamente le arrolló y se dio a la fuga, tras dejar al joven inconsciente a la altura del número 50 de la Gran Vía, en la confluencia con la calle Varillas.

Tras diversas hipótesis acerca de cómo sucedieron los hechos, según señalaron fuentes de la investigación en el momento del suceso, la versión que cobra más peso es la que apunta a que los hechos ocurrieron poco antes de las 02.53 horas del día 24 de enero de 2009, cuando se originó una pelea en el interior de un local de la citada calle.

Según los testigos que se encontraban en el lugar de la tragedia, la disputa se originó debido a que la víctima supuestamente comenzó a molestar a la novia y amigas del acusado. Al parecer, la pareja del imputado S. M. D. se metió en el baño del bar y llamó a su novio para contarle lo que estaba ocurriendo.

El joven se desplazó de inmediato hasta el establecimiento hostelero en el turismo y presuntamente comenzó una pelea con el finado y sus amigos.

Tras la presunta disputa, son varios los testigos que confirmaron en el momento de los hechos que el conductor del Opel Astra detenido dio “al menos tres pasadas, Gran Vía arriba y abajo, haciendo trompos, hasta que le atropelló”.

Tras ser embestido por el vehículo, la víctima quedó tendida en el suelo de la Gran Vía inconsciente, con un fuerte golpe en la cabeza. Hasta el lugar se trasladaron ambulancias del Sacyl, pero a pesar de los esfuerzos de los facultativos en los mismos soportales de la calle y aunque le evacuaron de inmediato en UVI móvil al Hospital Virgen de la Vega, falleció poco después debido a la gravedad de las heridas sufridas tras el fuerte impacto.

Mientras, el presunto autor del atropello mortal se fugó del lugar de los hechos y llegó a su domicilio en Santa Marta de Tormes, donde confesó lo ocurrido a su madre, quien avisó a la Guardia Civil. Momentos después, los agentes arrestaron al joven como presunto autor del atropello mortal de Sergio N. S. J., que tenía 22 años de edad cuando perdió la vida.

El imputado, después de declarar en el Juzgado de Instrucción de Guardia fue puesto en libertad tras pagar una fianza de 10.000 euros. Además, el magistrado decretó para el acusado la prohibición de conducir y de no residir en Salamanca hasta el día del juicio, que comenzará mañana.

Por estos hechos, el Ministerio Público solicita para el acusado una pena de cárcel que oscila entre los 6 y los 12 años, ya que en la calificación plantea dos posibilidades: 12 años y medio de prisión si se le considera autor de un homicidio doloso y de conducción temeraria, y subsidiariamente, solicita seis años y medio de cárcel si se le considera autor de un homicidio imprudente. Además de una indemnización de 200.000 euros.

La vista oral, comenzará a las 10.00 horas con la selección del jurado popular, que será el encargado de juzgar al imputado. Este año se han celebrado tres juicios con jurado: por la muerte de la joven María San Cipriano a manos de su novio y por el asesinato del chatarrero Alejandro Guerra.