Comienza la construcción de los tejados laterales de la Basílica

Mejora. Los operarios trabajan a 18 metros de altura y evitarán que las goteras afecten a las capillas del templo. Vidrieras. Han restaurado cuatro, que irán en otros tantos oratorios dedicados a los santos
ROBERTO JIMÉNEZ

Aunque las obras que supondrían la construcción del crucero y la continuación del proyecto para finalizar las obras de la Basílica se paralizaron hace un año, hay otras obras menores en el interior del templo que continúan adelante.

La misma empresa que realizó los trabajos en los tejados del ábside y presbiterio colocaba ayer las nuevas piezas de madera recientemente recibidas en el que constituirá un nuevo tejado lateral, encima de las capillas, a unos 18 metros de altura aproximadamente. Es un auténtico privilegio ver cómo trabajan los operarios, que encajan las piezas como si de un puzzle se tratase. Desde el lugar pueden apreciarse unas panorámicas preciosas de la ribera del Tormes e igualarse en altura con el campanario de la iglesia de San Juan.

TRIBUNA ha tenido la oportunidad de presenciar ese momento para poder mostrar un rincón desconocido para los lectores. Así, lo que antes era un espacio destinado a utilizarse como terraza, ahora se convertirá en un tejado que evacuará el agua al exterior del templo. El mal estado que presentaba este espacio permitía que el agua se filtrase hacia las capillas, lo que se subsanará con estos trabajos.

Continúan también las labores de los canteros en la piedra de Villamayor en la puerta de entrada y la restauración de las vidrieras del templo.

Cuatro vidrieras restauradas
En esta primera fase, se han restaurado cuatro vidrieras pertenecientes a las capillas de San José, La Purísima, María Auxiliadora y la del Sagrado Corazón de Jesús. Todas ya se encuentran completamente restauradas y ubicadas en sus correspondientes capillas, que aún presentan el daño provocado por las goteras y las humedades sufridas durante los últimos años.

Fueron desmontadas del paramento original por el vidriero Omar Pablo Ruiz y se encontraban dañadas por impactos físicos o por la actuación de los agentes atmosféricos, ya que nada las protegía. A partir de ahora, la nueva instalación cuenta con un cristal resistente que protegerá las vidrieras de ambos factores externos.

Por último, la vidriera circular con un diámetro de 1,5 metros donada por la empresa encargada de su restauración, que representa la figura de Dios como Majestad ya ha sido colocada en uno de los ojos del presbiterio. En los próximos meses comenzará la restauración de las vidrieras presentes en el resto de capillas, con lo que se configura su aspecto general.