Comienza el juicio contra los etarras que quisieron matar a Aznar con misiles que ocultarían en La Alberca

José María Aznar

Iruretagoyena, Olano, Jiménez Morales y Múgica intentaron en tres ocasiones atacar con un lanzamisiles el avión del expresidente Aznar en la campaña vasca de 2001. En una carta incautada posteriormente se descubrió que parte del material de los atentados se iba a ocultar en la localidad salmantina de La Alberca. 

La Audiencia Nacional juzgará este miércoles a los etarras Luis Ignacio Iruretagoyena Lanz, alias 'Suny', Pedro María Olano, Gregorio Jiménez Morales y Juan María Múgica por planear atacar con un lanzamisiles el avión del expresidente del Gobierno José María Aznar hasta en tres ocasiones durante la campaña de las elecciones vascas que se celebraron en mayo de 2001.

 

El juicio iba a celebrarse el pasado 1 de noviembre aunque la Sección Primera de la Sala de lo Penal decidió aplazarlo hasta que Francia entregara a Luis Ignacio Iruretagoyena. La Fiscalía pide 72 años de cárcel para él y sendas penas de 71 años de prisión para el resto por delitos de pertenencia a banda armada, depósito de armas y tres asesinatos en grado de tentativa.

 

En su escrito provisional de conclusiones, el Ministerio Público detalla que Iruretagoyena Lanz era el responsable del 'talde' que intentó atentar contra el exjefe del Ejecutivo, si bien la acción se frustró por el mal funcionamiento del lanzamisiles que los etarras tenían previsto utilizar.

 

Como responsable del 'comando', 'Suny' captó a los miembros de este grupo y se encargó de financiar sus actividades, marcar los lugares de recogida y entrega del material, y mantener el contacto con los miembros de la organización terrorista.

 

TRES INTENTOS DE ATENTADO

 

El 29 de abril de 2001, los acusados depositaron el lanzamisiles en un paraje montañoso de Hernani (Guipúzcoa), coincidiendo con una visita de Aznar al Palacio Euskalduna de Bilbao para el acto de apertura de la campaña electoral. Al no haber sido utilizado por el "comando armado" que debía recogerlo, volvieron a ocultar el arma en una vivienda de Lizartza.

 

El segundo intento tuvo lugar en Oiartzun (Guipúzcoa) con la intención de aprovechar la presencia del presidente en el aeropuerto de Fuenterrabía, donde se desplazó en avión para participar en un mitin el 4 de mayo en el Kursaal de San Sebastián.

 

La última de las entregas se realizó en cerca de Vitoria, con la finalidad de aprovechar la asistencia el día 11 del lider del PP en un acto en el polideportivo Sansomendi. Tras ello, los acusados verificaron que el atentado no se perpetró debido al mal funcionamiento del lanzamisiles y decidieron devolverlo a ETA en Francia en la Semana Santa de 2002.

 

El 3 de octubre de 2004 se incautaron a la banda terrorista dos misiles de tercera generación en la operación llevada a cabo en territorio francés que se saldó con la detención de los jefes militares de ETA Mikel Albisu Iriarte, alias 'Mikel Antza', y María Soledad Iparraguirre, 'Anboto'. Antes, se había intervenido una carta titulada 'Orratza' en la que la banda confesaba su intención de atentar contra el Rey, el presidente del Gobierno y ministros y detallaba los aviones que solían utilizar.

 

En una entrevista concedida al diario 'Gara' el 25 de mayo de 2009 por los miembros de ETA 'Argi' y 'Gaubeko' estos aseguraron que "los misiles para derribar aviones arrebatados a ETA fueron activados en tres intentos de atentado contra José María Aznar cuando era presidente del Estado español. Por desgracia, las acciones no cumplieron su objetivo".

 

Para el almacenamiento del material el talde utilizaba un domicilio de la calle Nagusia de Lizartza (Guipúzcoa), desvela el escrito, que destaca que después, los misiles y otras armas y explosivos debían ser divididos en dos partes y trasladados a La Alberca (Salamanca) y a un zulo de la zona de Aldaba Txiki en la localidad guipuzcoana de Tolosa. La actividad del talde finalizó a principios de 2008 cuando Juan María Múgica huyó a Francia y Olano perdió el contacto con la banda terrorista.