Comerciantes del barrio San José acusan a la Policía Local de abandonarlos a su suerte

Varias cerraduras forzadas en distintos establecimientos del barrio San José

Carnicerías, bares, quioscos, farmacias... han sufrido once robos en el último mes.

Once robos en un mes, los últimos hace apenas tres días. El panorama para los comerciantes del barrio San José es desolador.

 

La zona más comercial del barrio trastormesino, comprendida entre las calles Maestro Jiménez, Maestro Lleó y la avenida Hilario Goyenechea, sufre en estos dias una oleada de robos, que ha afectado a casi todas las tiendas, desde carnicerías a bares, quioscos o farmacias.

 

Uno de los bares de la plaza Maestro Tomás Luis de Victoria fue robado en dos ocasiones. La última de ellas, los atracadores se llevaron la máquina de tabaco "entera", además de destrozar las máquinas recreativas, como apuntaba el dueño del establecimiento a este diario. 

 

"Lo que quieren es dinero rápido y fácil, actuar lo más deprisa posible e irse. En ocasiones han entrado en alguna tienda y han ido directos a la caja y lo más valioso que haya, el resto ni lo tocan", asegura Julio, carnicero del barrio. Su tienda, de momento se ha "salvado", aunque le han forzado los bombines de la puerta hasta en dos ocasiones. Para evitar los robos, Julio ha reforzado las cerraduras, lo que le ha servido hasta el momento para 'salvar' su negocio.

 

robos san jose

Cerradura reforzada para evitar robos (Foto: I. C.)

 

Algunos de los comerciantes aseguran, además, que algunos de los atracadores, "ya ni siquiera esperan a robar a las cuatro o cinco de la mañana; el otro día los pillamos tratando de entrar en una tienda poco antes de la 1 de la madrugada, con los bares ya abiertos", apuntan.

 

En los que todos, sin embargo, se ponen de acuerdo es en la posible solución: "Si la Policía pasara más por el barrio, habría menos robos porque se sentirían vigilados", dicen. Otros apuntan: "Nos tienen abandonados. La Policía por aquí ni pisa, no se les ve nunca", añaden.

 

El ruego, por tanto, es unánime: "Hemos denunciado los robos, pero no hemos notado ningún cambio. La Policía tendría que venir por aquí a dar una vuelta... es la única solución", se lamentan.