Comerciantes asustados y padres vigilantes, panorama de Canalejas tras el paso del 'senegalés'

Algunos de los dependientes de la zona por la que suele deambular tienen incluso útiles 'caseros' para defenderse, mientras en los alrededores del colegio Padre Manjón, los padres no dejan solos a los alumnos ni en los entrenamientos deportivos.

La presencia constante del agresor africano por el paseo de Canalejas ha llenado de preocupación tanto a comerciantes como a los padres del centro escolar por delante del que pasa a diario.

 

Lo cierto es que en los últimos días, el hombre de raza negra y 44 años no había molestado a nadie hasta ayer por la tarde en la que volvió a ser detenido por amenazar a varios ciudadanos. Sin embargo, la alarma entre los salmantinos es evidente ya que en los últimos días paseaba constantemente por la misma zona: las calles que une el paseo de Canalejas y la plaza de San Román. Por allí se desplazaba de manera repetitiva y casi obsesiva el 'senegalés', pasando por delante del colegio Padre Manjón donde incluso se detenía en ocasiones.

 

Varios comerciantes de Canalejas consultados por este diario reconocían que "se pasa el día subiendo y bajando la calle sin parar" o "por aquí pasa constantemente", por lo que incluso tienen algún util casero preparado para defenderse si entrara en sus negocios.

 

No menos asustados están los padres de los alumnos del colegio Padre Manjón que acuden a diario a por sus hijos en un número mucho más alto que días anteriores. "No había tantos coches a la puerta del colegio desde hace mucho tiempo" reconocen.

 

De hecho, mientras sus hijos juegan al baloncesto en el patio entrenados por sus monitores, los padres de los pequeños jugadores se mantienen cerca en alerta.

 

TEMEN UN LINCHAMIENTO POPULAR

 

La Policía Nacional, igualmente, se mantiene alerta por la zona para calmar a muchos de los ciudadanos que, gracias a las imágenes del africano que se han difundido por las redes sociales y los medios de comunicación, le reconocen.

 

Algunos de los agentes consultados por TRIBUNA aseguran que temen un "linchamiento" popular, ya que la alarma entre los salmantinos es evidente. La Policía reconoció a este diario que el africano es un habitual de las calles, ya que son muchos meses ya los que está en Salamanca.

 

Por otro lado, voluntarios de Cruz Roja que ofrecen bebida caliente a las personas sin hogar han asegurado que apenas en una ocasión este individuo aceptó su ayuda, ya que en el resto de ocasiones que se le llamó la atención para ofrecerle comida o bebida, ni siquiera volvió la cabeza y continuó su rumbo.

Noticias relacionadas