Colección de tallas de madera de origen desconocido en el Museo de Salamanca

El delegado territorial de la Junta en Salamanca, Bienvenido Mena, ha inaugurado esta mañana la exposición, que recibe el nombre de “Secreto de Confesión” por ser éste el modo en que fueron entregadas en la Catedral de Ciudad Rodrigo. El objetivo es dar con sus propietarios para devolverlas a su lugar de origen.

El 11 de julio de 2001, el juzgado de Ciudad Rodrigo, por medio de la policía judicial, depositó en el Museo de Salamanca cinco tallas de madera que habían sido entregadas en la Catedral mirobrigense bajo secreto de confesión. De ahí el nombre de la exposición que el delgado territorial de la Junta de Castilla y León, Bienvenido Mena, ha inaugurado esta mañana en el mismo Museo de Salamanca. La muestra permanecerá abierta al público hasta el 16 de julio, en horario de martes a sábado, de 10 a 14 y de 16 a 20 horas en junio, y de 17 a 20 horas en julio; domingos y festivos de 10 a 14 horas.

 

Las tallas

 

Aunque se desconocen los motivos de la entrega de estas tallas, Bienvenido Mena incidió en que “no debemos obcecarnos en que pudieran proceder de una actividad delictiva”; no obstante, la única pieza que ha podido ser devuelta a sus propietarios, la talla de un San Jerónimo, había sido robada de la Iglesia parroquial de Riocabado, en Ávila. Hasta el momento, nada se ha averiguado del móvil del hurto (si éste fue el caso) y menos sobre la identidad de los implicados. Las circunstancias en que fueron recibidas hacen difícil determinar su lugar exacto de procedencia. Según Alberto Bescós, director del Museo de Salamanca, no sería descabellado pensar que la aparición de estas tallas tuviese algo que ver con los procesos de desamortización.

 

Los indicios contradictorios de los que se dispone, a partir de su hallazgo, del estudio estilístico de las obras, de la obra devuelta, de las costumbres de los delincuentes de Patrimonio Cultural y otras sospechan apuntan a la Meseta o Portugal como su origen de procedencia. Tampoco se conoce con exactitud su fecha de creación. Con todo, la exposición cuenta con paneles explicativos, realizados por estudiantes del Máster de Estudios Avanzados e Investigación en Historia de la Universidad de Salamanca, que profundizan en el conocimiento de las tallas, según apuntó Alberto Bescós.

 

Las condiciones del depósito judicial en el Museo de Salamanca imponen que no se pueda realizar ninguna actividad ni restaurar las figuras; de hecho, para realizar esta exposición, ha sido necesario un permiso específico del juzgado. “Únicamente se les ha realizado una mínima limpieza”, afirmó Alberto Bescós. Para el director del museo, los fallos de conservación que muestran las tallas permiten entender cómo fueron realizadas y valorar su depurada técnica.

 

Objetivos

 

El objetivo de esta exposición, a parte de dar a conocer al público las valiosas tallas, es realizar un último intento de localizar a los propietarios originales de estas obras de arte y de devoción para que sean devueltas al lugar para el que fueron concebidas.

 

Para más información, www.museoscastillayleon.jcyl.es/museodesalamanca