Claves del traspaso: Otra forma de 'cerrar' tu negocio

Traspaso

Si tu negocio no da la rentabilidad esperada, o vas a jubilarte pero no quieres cerrar el local, hay una alternativa a la venta o al cierre, el traspaso de negocio de cuyos detalles puedes obtener aquí información. 

¿No sabes en que consiste esta opción, cómo tramitarla o qué debes tener en cuenta? No te pierdas los pasos que debes dar y algunos consejos que te ofrecen desde las webs infoautonomos.com y pymesyautonomos.com.

 

Si decides traspasar tu negocio estás cediendo el contrato de arrendamiento. En algunos casos, debes informar al dueño del establecimiento del paso que quieres dar y él debe permitirlo.

 

Este tipo de acuerdos implican la cesión de tu local con el mobiliario o el stock, así como la marca comercial o los clientes. Además de los activos e intangibles, también traspasarás las deudas u obligaciones que forman parte del pasivo de tu negocio.

 

En general, cuándo alguien traspasa el negocio es porque no puede hacerse cargo de éste o va a jubilarse.

 

CONSEJOS BÁSICOS

 

El éxito o el fracaso de un traspaso, independientemente de los aspectos legales, se basa en una buena negociación.

 

Lo primero que tienes que hacer es una óptima valoración de tu negocio. Debes tener en cuenta el valor del local, su situación, la clientela que acude, los proveedores con los que cuentas y los acuerdos con ellos, el mobiliario..., así como su valor de mercado. Conocer el precio por el que se han traspasado otros negocios similares de la zona puede darte una orientación de cómo esta la situación.

 

Cuando tienes una cifra aproximada, debes fijar un precio mínimo y uno máximo por el que realizarías el traspaso. El mínimo debe cubrir tus deudas o aportarte una jubilación decente, por lo que no deberías aceptar una cantidad inferior a esta.

 

En el otro extremo está el precio máximo que es con el que iniciarías la negociación. Éste debe estar un poco "hinchado" pero sin llegar a cantidades desorbitadas. Si tienes claro estas dos cantidades, tienes un baremo sobre el que establecer el regateo.

 

Además, no te conformes con poner un cartel en el cristal del local, tienes que publicar tu anuncio en Internet, especialmente en portales especializados, así como en revistas o periódicos locales.

 

Utiliza los contactos que has hecho durante los años de apertura así como a tus amigos y familiares para informar de tu decisión y que puedan difundir tu mensaje. Cuantos mas interesados haya, más posibilidades de traspasar tu negocio tendrás y podrás conseguir una cantidad más elevada.

 

Si no sabes cómo llevar a cabo una negociación, puedes practicar con algún amigo o un familiar para que te lo pongan difícil y así saber como reaccionar ante un posible interesado.

 

¿QUÉ PROCEDIMIENTO LEGAL HAY QUE SEGUIR?

 

Hay unas pautas sobre que tienes que tener en cuenta al hacer un traspaso desde un punto de vista lícito.

 

Lo primero que tienes que considerar son las opciones legales. Si la negociación es sobre la cesión de un contrato de arrendamiento, según el artículo 32 de la Ley de Arrendamientos Urbanos ((Ley 29/94 de 24 noviembre de 2004), puedes ceder tu contrato sin necesidad de que el propietario esté de acuerdo. No obstante, éste puede aumentar el precio del alquiler hasta un 20%. El nuevo inquilino tiene un mes para comunicar formalmente (burofax) al dueño del local el acuerdo de traspaso.

 

El convenio entre la persona que traspasa y la interesada es suficiente. Pero ten cuidado con la letra pequeña del contrato que firmaste antes de ceder el negocio, ya que puede existir alguna claúsula que lo prohíba e incluso, el propietario del local puede reclamar un porcentaje, aunque no tiene derecho a el.

 

En el caso de que no tengas claras las claúsulas del contrato, acudir a un abogado puede ser de gran ayuda. También, si eres la persona que ha adquirido el negocio, tienes que realizar el traspaso legalmente en el ayuntamiento para ser el nuevo titular.

 

Si es una sociedad la interesada en traspasar, puedes considerar la compra de la misma, de esta manera podrías evitar tener que pagar ese 20% más en el precio de la renta que puede aumentarte el dueño del local. En este caso, no solo adquieres los activos, las obligaciones de pago pendientes también pasarían a ti, por tanto, ten en cuenta la situación de la compañía antes de tomar una decisión.

 

Si el dueño del local es la misma persona que quiere hacer el traspaso, se tiene que valorar el negocio y firmar un contrato de arrendamiento. Quien adquiere el traspaso tiene que pagar, por un lado, el precio del traspaso y, por otro, el precio del alquiler mensual por tenerlo arrendado.

 

Si el inquilino ha fallecido, sus herederos pueden continuar con la actividad mediante una subrogación del contrato de arrendamiento en iguales condiciones. En este caso, el propietario no tiene derecho a aumentar el precio del alquiler.

 

¿CÓMO VALORAR UN TRASPASO?

 

Decidir qué precio tiene tu negocio puede ser los más complicado de todo el proceso. Por tanto, si ambas partes estáis de acuerdo, recurrir a un experto que de una valoración objetiva e independiente puede ser de gran ayuda.

 

Si eres la persona interesada en adquirirlo, disponer del contrato de arrendamiento, saber con qué permisos y licencias cuenta el local, conocer cuántos años de antigüedad tiene, la facturación y los costes de los últimos años para saber su rentabilidad, el inventario del mobiliario y las existencias, ver las declaraciones a Hacienda o hacerte con la cartera de clientes te ayudarán a valorar tanto el local como el negocio.

 

Hacerte con esta documentación puede ser complicado. No obstante, debes intentar recopilar la máxima información y si los datos no te inspiran confianza busca otro local.

 

Para tributar en módulos quizás te interesa que en el acuerdo de traspaso aparezca una cifra global de inversión más que una relación detallada de los bienes adquiridos, lo que te permitirá reducir el beneficio en el caso de que en otro momento seas tu quién traspase el negocio. Un asesor fiscal puede guiarte si no sabes como hacerlo.

 

IMPUESTOS QUE DEBES PAGAR

 

Si el traspaso va a ser de todo el local y la persona que lo adquiere va a continuar con la actividad económica que había, en principio, ninguna de las dos partes debe pagar IVA ni impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP). Por tanto, quien cede el local emitirá una factura con el importe del traspaso, sin añadir el IVA, al nuevo inquilino.

 

Si el dueño del local recibe un porcentaje por el traspaso que va a hacer su inquilino, sí debe entregar a este una factura con el IVA incluido, así como las retenciones correspondientes.

 

En caso de que los bienes del traspaso sean vendidos por separado se les aplicará IVA, excepto a los inmuebles cuya transmisión junto a la de los vehículos están sujetos a ITP.

 

La persona que recibe una renta por traspasar su negocio tendrá que presentarla en la declaración de la renta como ganancia patrimonial y deberá aplicar los diferentes tipos según la cantidad obtenida.

 

Si, por el contrario, es una sociedad quien hace el traspaso, dicha renta deberá tributar en el impuesto de sociedades, con la posibilidad de reducir el tipo a pagar en caso de reinversión.

 

Si el dueño del local recibe parte del dinero del traspaso, tendrá que declararlo como rendimiento del capital inmobiliario en su declaración del IRPF, pudiendo beneficiarse de una reducción al tratarse de una renta obtenida de forma irregular en el tiempo.

 

¿QUIERES ADQUIRIR UN TRASPASO?

 

¿Quieres abrir tu propio negocio pero no te atreves? Adquirir un traspaso de un negocio puede ser una buena alternativa para lograr tu sueño.

 

Cómo ya hemos comentado, si adquieres un negocio traspasado, la persona que tiene el local en alquiler te esta cediendo el contrato de arrendamiento, tanto con su activo como con su pasivo.

 

En general, cuando alguien traspasa el negocio es porque no puede hacerse cargo de éste, por tanto, ten en cuenta los motivos por los que quiere ceder su contrato a un tercero y analiza la situación para saber si te interesa.

 

En el caso de que quieras continuar con la actividad comercial que tiene el local, comprueba las condiciones que presenta el establecimiento, si tienes que realizar alguna reforma y comprar mobiliario y material. Si todo esto no es necesario, tu inversión inicial será de 0 euros, por tanto, el coste total en el que incurrirás será el dinero invertido en el traspaso.

 

Por el contrario, si tu idea es utilizar el local para iniciar otra actividad, deberías tener en cuenta qué activos puedes reutilizar y las reformas que debes hacer. Esto te ayudará a hacer una valoración de la inversión inicial que tienes que acometer, en la que debes incluir el coste del traspaso para saber cuánto te costará poner el negocio en marcha.