"Claro que no puedo imaginarme el fútbol sin la UDS; son 90 años de historia”

El seleccionador español agradece el apoyo de todo el país después del triunfo y ya piensa en nuevos retos de futuro

Ya era toda una institución en Salamanca antes de conseguir los triunfos en el Mundial de Sudáfrica y en la Eurocopa de Ucrania y Polonia. El nombre de Del Bosque siempre ha sonado con fuerza en Salamanca porque nunca ha renegado de su tierra. Nacido y criado en el barrio de Garrido, su estela futbolística está ligada al Real Madrid, el club de su vida pese a su salida dolorosa y a la selección española, con la que ha conseguido entrar en la leyenda.

Pero como buen salmantino no olvida a la UD Salamanca y menos ahora en los tiempos complicados por los que atraviesa, cuyo futuro se debate antes de la llegada de nuevo capital, que por el momento se resiste.

“La situación del equipo no es fácil y el equipo atraviesa por momentos complicados. Se habla de muchas cosas pero está claro que hace falta una solución”. Así de claro y de difícil es para Del Bosque.

No obstante, el seleccionador español es claro y tajante respecto al equipo charro: “Claro que no puedo imaginarme el fútbol sin la UD Salamanca; son demasiadas cosas vividas, 90 años de historia… Ni se me pasa por la cabeza”.

Además, el seleccionador ha anunciado que acudirá al Campus que lleva su nombre la semana que viene aunque no ha fijado un día en concreto, una vez que termine con todos los compromisos con los que cuenta su agenda.

“Tranquilidad pero mirando al futuro”
En cuanto a lo que ha conseguido últimamente (un Mundial y un Eurocopa), Del Bosque se muestra satisfecho con el trabajo realizado y señala que ahora “son momentos de tranquilidad para nosotros y de descanso para los jugadores, que se lo han ganado, la verdad porque han hecho un gran esfuerzo”, señala.

Pero pese a todo, el salmantino ya mira de reojo al futuro para encarar nuevos retos: “Ya miramos al futuro, a lo siguiente, que es el inicio de la fase de clasificación para el Mundial de Brasil y conseguir el objetivo de estar allí, nada más. Después ya se verá pero está claro que no renunciamos a nada. Uno nunca se cansa de ganar”, apunta Del Bosque.

Del Bosque, siempre agradecido, tuvo palabras de elogio para los aficionados que se “han volcado con el equipo pese a las dificultades actuales y ver el recibimiento es de agradecer. También a la gente de Salamanca que me consta que ha estado feliz y siempre se ha portado muy bien conmigo”, concluyó.

‘Vicente, el hombre tranquilo’
No levanta la voz pero es contundente con sus palabras como cuando señaló: “Hemos pasado de pobres a ricos muy rápido”, como contestación a las críticas recibidas a una selección que terminaría siendo Campeona de Europa, consiguiendo el triplete. Tan injusto como la vida misma, pero Del Bosque nunca se ha alterado y ha sabido transmitir esa tranquilidad y paciencia a sus jugadores además de un hambre por ganar que continuará en la Copa Confederaciones y el Mundial de Brasil… como mínimo.