Ciudadanos se olvida de sus exigencias y aprueba con el PP un contrato por procedimiento restringido

Fernando Castaño, presidente de la comisión de contratación.

El grupo municipal de Ciudadanos aprueba en la comisión de contratación, presidida por uno de sus concejales, licitar las nuevas obras de tuberías en la avenida de Villamayor por procedimiento restringido sin publicidad. C's se había opuesto a este tipo de contratos con los que se concedieron las obras de aceras o las sospechosas de la Diputación.

El grupo municipal de Ciudadanos ha denunciado en el pasado el abuso en la contratación mediante el  procedimiento negociado sin publicidad que el Ayuntamiento ha utilizado en los últimos años. E incluso los ha puesto como uno de los métodos que hay que cambiar para aumentar la transparencia en la contratación municipal. Sin embargo, no ha sido impedimento para aprobar un nuevo contrato por método restringido, de más de 200.000 euros y en una comisión presidida por un concejal 'naranja'.

 

Así ha ocurrido en la comisión informativa de Contratación de este martes. Entre otras cuestiones, se debatía la licitación de un nuevo contrato para la renovación de redes. La propuesta del equipo de Gobierno era hacerlo por procedimiento restringido sin publicidad, un método en el que se invita discrecionalmente a una serie de empresas (cinco en este caso) para que presenten sus propuestas y elegir entre ellas. No es un concurso abierto ni hay libre concurrencia.

 

La propuesta llegaba con la negativa de PSOE y Ganemos y, en principio, también la de Ciudadanos. Los precedentes así lo anunciaban porque hace unas semanas se trató algo parecido en el contrato de equipamiento del personal del ayuntamiento: habían concurrido solo dos empresas y una oferta se anuló, ante lo cual el equipo de Gobierno dijo que había que haberlo hecho por procedimiento negociado. La oposición se negó en bloque.

 

Sin embargo, esta vez ha sido distinto. La propuesta del PP para sacar este contrato, de 239.000 euros de importe, por procedimiento negociado se basaba en la urgencia de hacer las obras por los frecuentes reventones en la avenida de Villamayor. Sin embargo, el PSOE ha replicado que no había urgencia porque se trata, según el equipo de Gobierno, de un plan y no de una actuación puntual; y más si se tiene en cuenta que esta avenida sufre reventones desde hace dos años y no se ha actuado hasta ahora, lo que pone en entredicho que ahora se quiera aprobar por urgencia.

 

 

PSOE Y GANEMOS, EN CONTRA

 

Tanto PSOE como Ganemos han propuesto otras fórmulas, como anunciar esta licitación a la patronal de la construcción, Aescon, para que concurrieran sus asociados, o darle una mayor difusión en el perfil del contratante del Ayuntamiento. Tampoco están conformes con que un contrato de más de 200.000 euros se pudiera resolver por decreto del concejal de área en vez de llevarla a mesa de contratación para asegurar más transparencia. 

 

Sin embargo, la sorpresa ha llegado cuando Ciudadanos ha decidido apoyar el pliego tal y como estaba, con el procedimiento restringido a pesar de lo que supone de falta de concurrencia y el elevado importe. La postura la ha defendido precisamente el concejal de C's que preside esta comisión, Fernando Castaño.

 

 

UNA COMISIÓN CONCEDIDA POR EL ALCALDE

 

En su día, el alcalde ofreció esta presidencia de comisión y C's la aceptó para dotar de más transparencia a los procesos de contratación del Ayuntamiento. A pesar de ello, el grupo municipal de Ciudadanos ha votado, por primera vez, a favor de un procedimiento negociado propuesto por el equipo de Gobierno.

 

Este tipo de contratos son los que se usaron para adjudicar, por ejemplo, las millonarias obras en aceras con las que el equipo de Gobierno despidió 2014. Unos contratos que se adjudicaron por la vía rápida, en días festivos (fue en diciembre, en plenas vacaciones y con festividades de por medio) y con una premura sorprendente para el importe de las obras: los numerosos contratos sumaban 2,5 millones de euros. En su día, el equipo de Gobierno justificó la urgencia de gastar este dinero, de una partida sobrante del año anterior, antes de final de año, pero muchas de las obras se han demorado meses.