"Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio" solicita mayor seguridad para la Aceña del Arrabal

Cualquier persona puede acceder a las isletas y adentrarse en su interior.

La Asociación “Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” ha denunciado ante las administraciones competentes la situación de abandono e inseguridad en que se encuentra la Aceña del Arrabal, en Salamanca.


"Una situación que se ha visto agravada, en las últimas semanas, tras las tareas de deforestación acometidas en el Río Tormes a su paso por Salamanca, concretamente entre el Puente Romano y el Puente de Enrique Estevan, ya que se ha abierto la posibilidad de que cualquier persona acceda a las isletas que hay bajo la Pesquera del Arrabal y por ellas llegar hasta la aceña y adentrarse en su interior por la puerta situada al norte", han apuntado desde la asociación.


En el escrito registrado días atrás, la Asociación explicaba que, el acceso libre a un inmueble catalogado y objetivamente abandonado, trae una serie de consecuencias que las autoridades competentes deben prevenir, tales como gamberrismo, accidentes, pérdida de elementos del bien...


Por ello, se ha solicitado que las autoridades insten a la propiedad a mantener el inmueble en condiciones adecuadas de conservación, salubridad, ornato, seguridad... de acuerdo con la legislación vigente en materia de urbanismo y de patrimonio y que, mientras esto no ocurra, se establezcan medidas de seguridad provisionales para la protección del bien y para evitar el acceso indiscriminado al mismo.


Además, se anima al Ayuntamiento de Salamanca a que se interese por este bien patrimonial y su puesta en valor, animando a la iniciativa privada o logrando una cesión del inmueble, con el fin de dotar a Salamanca de un nuevo y singular atractivo patrimonial, cultural y turístico, con carácter expositivo o didáctico, tal y como apunta el Plan General de Ordenación Urbana.


Aceña del Arrabal
Esta aceña se encuentra inscrita en el ámbito central del propuesto Plan de Gestión Integral de la Ciudad Vieja de Salamanca, en el ámbito del anulado Plan Especial de Protección del Río Tormes y Arroyo Zurguén y en el entorno del Bien de Interés Cultural “Puente Romano”.


Este inmueble está catalogado en el Plan General de Ordenación Urbana de Salamanca (ficha EE-3) con protección integral, al tratarse de un bien del siglo XV, posteriormente reformado, con sillería y mampostería de piedra y fábrica de ladrillo, singularizado por su forma de proa para la canalización del agua hacia el molino.