'Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio' pide que la Plaza de los Bandos debe conservar su fisionomía actual

Plaza de los Bandos

La Asociación ya ha confirmado su participación en el Grupo de Trabajo creado por el Ayuntamiento y defenderá que la plaza siga siguiendo reconocida por los salmantinos.

El pasado 11 de octubre el Alcalde de Salamanca propuso reformar la Plaza de los Bandos: una plaza que, a ojos de todos los salmantinos, y desde hace varios años, necesita una adecuación. Ello es debido, en buena medida, a la falta de mantenimiento que padece, ya que la única atención que recibe es la limpieza diaria.

 

El diseño, realizado por encargo, propone levantar toda la plaza, allanarla, enlosarla con granito y crear una serie de parterres con forma de triángulos, en los que se colocarían nuevos árboles de bajo porte. La idea es conseguir un gran rectángulo central en cuyo interior poder colocar las casetas y jaimas que permitan la celebración de ferias y eventos del más variado estilo. Todo ello con un presupuesto de 1,2 millones de euros.

 

"Somos muchos los que deseamos unas obras de mejora en la Plaza de Los Bandos. Unas obras que sirvan para consolidar los elementos del mobiliario urbano existentes, que consigan reponer la docena de árboles perdidos en los últimos años y que permitan eliminar las barreras y el aparcamiento de vehículos, motocicletas, contenedores y otros elementos. Creemos también que esta histórica plaza tiene que conservar la fisionomía que adoptó hace cien años y su uso como espacio de estancia, y no debe servir para otros fines que menoscaben el lugar y los monumentos que lo enmarcan".

 

La Plaza de los Bandos únicamente requiere una pequeña intervención que la haga más amable y accesible para todas las personas, pero ésta debe ser respetuosa porque, ante todo, tenemos que seguir reconociéndola, a la vez que mostrándola con orgullo al mundo. Por ello, la Asociación "Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio" ha aceptado la invitación del Alcalde de Salamanca para participar en el Grupo de Trabajo que concrete las mejoras justas que esa plaza requiere.

 

"Pensamos, como así lo hizo la Real Academia de la Historia hace diez años y lo entiende buena parte de la ciudadanía, que el punto de partida para la intervención tiene que ser la plaza existente, sin desfigurarla ni arrasarla. El dinero público no puede derrocharse en caprichos o esnobismos, sino de forma justificada y eficiente. La plaza tiene que ser para todos, no para eventos que impidan su disfrute".