“Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” insta al Ayuntamiento a cumplir con las medidas de conservación del Puente de Enrique Estevan

El documento técnico señala a las sales que se esparcen en las aceras y a la velocidad de los vehículos como acciones que degradan los materiales y la estabilidad de la infraestructura.

La Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio se ha dirigido al Alcalde de Salamanca para preguntar por la "tardanza" del Ayuntamiento a la hora de adoptar medidas en favor de una mejor conservación del Puente de Enrique Estevan. Medidas que, "por su contundencia, deben ser adoptadas antes y después de la próxima rehabilitación de la centenaria infraestructura", según han señalado Ciudadanos.

 

Según el “Proyecto de Conservación del Puente de Enrique Estevan” elaborado por la empresa “Ines - Ingenieros Consultores”, para el Ayuntamiento de Salamanca, la utilización de sales para mejorar la viabilidad invernal "afecta gravemente a la base de las barandillas y, debido a las filtraciones que se dan entre la calzada y la acera, en el sistema de desagüe y en las juntas, a la oxidación-corrosión del acero laminado de la estructura metálica y a la arenización del granito de las pilastras por la cristalización de las sales".

 

Por ello, y por otras "graves afecciones para el medio ambiente, las personas, el asfalto y los automóviles", desde Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio se ha solicitado al Ayuntamiento "que asuma, de forma inmediata, las indicaciones del informe técnico y estudie alternativas al uso de sal para combatir las placas de hielo y las nevadas invernales. Estas alternativas, que ya se vienen utilizando en otras ciudades y países, pueden tener un coste superior, si bien éste no debería ser excesivo al tratarse de una pequeña superficie".

 

Además, la Asociación ha pedido que se asuman las limitaciones de velocidad y carga propuestas por el informe técnico, e incluso que se sea más restrictivo en la limitación ante situaciones extraordinarias de atasco y a que se establezcan los controles oportunos para que esas limitaciones sean respetadas por parte de los automovilistas. Según el documento técnico, se debe incrementar el límite de carga máxima, actualmente establecido en 10 toneladas hasta las 20 toneladas, lo que habilitaría el paso de autobuses; y se debe reducir el límite de velocidad de paso hasta los 30 km/h para limitar los efectos dinámicos de la carga.