Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio, en contra de colocar pancartas en la Plaza Mayor

La asociación ha salido al paso de la polémica surgida entre Ganemos Salamanca y el equipo de Gobierno en minoría. No en vano, critica a Mañueco por su incapacidad para poner orden en la Plaza Mayor.

Ciudadanos en Defensa del Patrimonio de Salamaca ha salido al paso de la polémica por la colocación de una pancarta en la Plaza mayor por parte de Ganemos Salamanca. Así, este colectivo ha indicado en un comunicado la alusión a este grupo en varios medios de comunicación

 

"Según han recogido diversos medios de comunicación, se alude a que la Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio ha asesorado a dicho Grupo Municipal en su acción de colgar una pancarta contra la violencia machista en un balcón de la Plaza Mayor de Salamanca. La posición de la Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio es clara y sencilla desde hace muchos años y sigue siendo la misma", aseguran.

 

Ésta se centra en que "la Plaza Mayor no tiene que haber ninguna pancarta. El tamaño, el tiempo, el lugar o el mensaje tampoco son excusa. Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio está a favor del cumplimiento de la legislación vigente en materia de patrimonio, en todos los monumentos".

 

Aclarada esta situación y con motivo de la polémica suscitada, "quisiéramos transmitir, a través de los medios de comunicación, una serie de reflexiones dirigidas al conjunto de la ciudadanía y a los grupos políticos que constituyen nuestro Ayuntamiento".

 

1. Sobre el Reglamento de Utilización y Uso de la Plaza Mayor.

 

"El vigente Reglamento de Utilización y Uso de la Plaza Mayor fue aprobado por unanimidad en el Pleno Municipal del pasado 7 de mayo, pocos días después de finalizar el plazo de alegaciones. Únicamente la Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio presentó alegaciones, las cuáles fueron desestimadas por los promotores del Reglamento".

 

"El Reglamento de Utilización y Uso de la Plaza Mayor, como ya se ha comentado en anteriores ocasiones, no supone ninguna aportación sobre la legislación y ordenanzas ya existentes, aunque fuesen de ámbito general, y se resume en que: todo está prohibido, salvo lo que esté autorizado. Entre otras carencias para su aplicación están la falta de vigilancia y la delimitación del lugar".

 

"La Plaza Mayor de Salamanca carece de vigilancia y orden; son múltiples los incumplimientos que permanentemente tienen lugar. En los últimos días se han observado veladores bajo los soportales, contraventanas rotas (desde hace meses), anuncios inmobiliarios en los cristales de las ventanas del ágora y en los balcones de las entradas por la Calle Prior y Concejo, incluso huecos ocupados por extractores, cableado, locales abandonados o el pasaje Coliseum inundado por pintadas, entre otros hechos que alteran la percepción del monumento y que evidencian bien la indefinición, bien el incumplimiento del Reglamento".

 

"A ello debemos sumar la utilización del recinto como escenario para la celebración de conciertos durante las próximas Ferias y Fiestas. Dejando patente que nuestro Ayuntamiento todavía no ha sido capaz de habilitar un lugar adecuado y preparado en el que poder desarrollar este tipo de actividad. Como así refleja el hecho de durante esos días un gran escenario sea instalado ante la fachada principal, para decepción de quienes nos visitan. Además, el nivel de ruido podrá excederse hasta en un 270% sobre lo permitido por la legislación autonómica: pasando de la música al ruido, negando el derecho al descanso y obviando al monumento y su preservación.

 

"Que la Plaza Mayor disponga de un Reglamento de Utilización y Uso es fruto del entretenimiento y la propaganda habituales a los que las instituciones acostumbran. Si hubiera una verdadera preocupación por la conservación y estética de la Plaza Mayor no sólo el Reglamento se cumpliría sin discusión y sin excepción, existirían entornos de protección y las actuaciones del Plan Director ya se hubiesen llevado a cabo".

 

Pero sobre todo, la existencia de dicho Reglamento pone de manifiesto que la Plaza Mayor "es un objeto de deseo y una cortina de humo para hacer olvidar el desbarajuste existente en el Conjunto Histórico-Artístico y en la zona inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Si el Ayuntamiento de Salamanca ya hubiese aprobado un buen Plan de Gestión Integral no sería necesario ningún Reglamento particularizado de, al parecer por los hechos, difícil aplicación".

 

SOBRE LA VIOLENCIA MACHISTA:

 

"La violencia machista, así como otros asuntos, requiere la unidad y la determinación de todos los partidos políticos. Esta es la reclamación que la sociedad permanentemente hace para la erradicación de una lacra insoportable. La tibieza de la posición institucional, que nos invita a la resignación, tiene que cambiar", explican en un escrito.

 

"La violencia machista es terrorismo, puesto que se vale del miedo, generado con la dominación y la imposición, además de la práctica de amenazas y coacciones en el ámbito de la pareja. El terrorismo machista es la parte oscura de nuestra sociedad y cuanto más tarden las instituciones en perseguirlo más tiempo nos acompañará".

 

"El Ayuntamiento de Salamanca dispone de un importante Gabinete de Comunicación y Protocolo para servir y cuidar la imagen del Equipo de Gobierno pero eso no da respuesta a las inquietudes y preocupaciones de la ciudadanía. Somos muchos los salmantinos que creemos que nuestro Ayuntamiento debería preocuparse por igual de las víctimas de todas las formas de terrorismo (organizado o no). Por ello reclamamos que desde la casa de todos se lamente cada uno de los asesinatos machistas que se producen en España, decenas cada año, por los medios y en las formas habituales, así como liderar las correspondientes acciones de protesta pública que visibilicen la unidad de la sociedad en el rechazo a esta forma de terrorismo que va más allá de la fría cifra de asesinatos", concluye.