Ciudadanos pone al alcalde frente a su situación de minoría

Alejandro González, portavoz de Ciudadanos, en el primer pleno del Ayuntamiento.

El grupo municipal ha sido clave para sacar adelante la que puede ser la primera moción que pierda Fernández Mañueco: ya dijo hace semanas que había que recuperar el diálogo social. Hace valer una de sus constantes, que sea todo el pleno quien ostente la representación institucional.

La posición de Ciudadanos ha sido clave para que se pueda visualizar la que puede ser primera mayoría de la oposición en muchos años en el Ayuntamiento de Salamanca. La formación naranja, que ha adoptado una postura afin al PP en algunas cuestiones (lo que le ha valido muchas críticas), ha sido bastante más clara en esta materia. El hecho de que coincida con PSOE y Ganemos da un giro total al equilibrio de fuerzas que, por primera vez, es favorable a la oposición. Y pone a las claras al alcalde que el apoyo de los votos naranjas no es tan incondicional como ha parecido hasta ahora, al menos, no lo va a ser a la hora de que las promesas de diálogo no sean falsas y se hagan realidad. El motivo es que entre su documento de propuestas lleva precisamente la necesidad de recuperar el diálogo social como tripartito entre sindicatos, patronal y administración.

 

Esto ha hecho muy directo el acuerdo tanto con patronal como con sindicatos, y también con los grupos municipales de PSOE y Ganemos, que siempre han expresado su postura clara en este asunto y que esperan coherencia. Así que el 'voto decisivo' estaba en el campo de Ciudadanos. Y aquí la formación naranja ha mostrado su posición favorable a la recuperación de este consejo social  con un punto novedoso: que se sienten a la mesa todos los grupos y no solo el equipo de Gobierno.

 

"Creo que debemos estar todos los grupos políticos del pleno en la mesa de diálogo social", asegura Alejandro González, portavoz de Ciudadanos, que entiende que es una solución innovadora que habla mucho y bien de la nueva situación creada y de la voluntad de llevar buena parte del gobierno municipal al propio pleno. "Es muy positivo y espero que el PP se sume, de ellos depende si quieren ocupar su sillón y no cejaremos para que lo hagan", asegura.

 

La claridad en esta posición viene de hace unos días cuando los agentes sociales solicitaron al alcalde una reunión para devolver a la vida al diálogo social después de cuatro años de negativas. El número uno de Ciudadanos fue claro entonces: "No creo que haya ningún problema para que se ponga en marcha el diálogo social". De esta manera se alineó con sindicatos, patronal y los otros dos grupos de la oposición en la idea de que era imprescindible recuperar esta mesa de diálogo sobre empleo y economía.

 

Una postura la de Ciudadanos que concuerda con el hecho de que la formación firmó hace unas semanas el Manifiesto por el Desarrollo y el Empleo en Salamanca, un documento consensuado entre todas las fuerzas políticas, la patronal y los dos grandes sindicatos, y que consta de siete puntos: el primero, volver a convocar la mesa del diálogo social y que todas las decisiones políticas sobre empresas y emprendedores se tomen consultando a sindicatos, patronal y colectivos sociales.

Noticias relacionadas