Ciudadanos: esos modernos que tiran de censura...

El partido 'emergido', al que las últimas encuestas le ponen freno cara al 26J, empieza a pagar los nervios ante la posibilidad de no alcanzar sus objetivos en Salamanca. Pablo Yáñez, celebra una comida de pre-campaña con los medios de comunicación locales y excluye a TRIBUNA por publicar informaciones consideradas críticas hacia la formación.

Nuevos partidos, viejas maneras. El partido 'naranja en Salamanca' apenas ha tardado unos meses en aprender lo peor de lo que ellos mismos etiquetaron como 'vieja política'. El veto, o la censura, como quieran llamarlo, se convierte en un instrumento más a utilizar en la batalla política en la que para llegar al poder todo vale. Incluso cuando el perder las formas les deja en absoluta evidencia, pues les expone al escarnio público que supone que se les equipare al bipartidismo añejo al que tanto han criticado.

 

Facilitar más o menos la labor de un medio de comunicación al que consideras crítico es una herramienta al alcance de cualquier político mínimamente experimentado, pero no quedar retratado en el momento de hacerlo sólo está al alcance de los más hábiles. No es el caso de Ciudadanos Salamanca y su canditado a diputado, Pablo Yáñez, al que la información publicada por TRIBUNA no le gusta. No digiere la crítica y ésta le irrita hasta el punto de considerarse en situación de poderse tomar venganzas personales, cuando la realmente perjudicada es la imagen de la formación de Albert Rivera.

 

Pero su mala digestión e irritación no le impide intentar ganarse el favor de los medios de comunicación locales invitándoles a comer en un céntrico restaurante de la ciudad a 24 horas del inicio de la campaña electoral. Muy legítimo. A otros les da por hacer desayunos y algunos, con menos recursos, simplemente se concentran en exprimir sus 'maquinarias de información electoral' para llegar a periódicos, radios y televisiones de la mejor y más abundante manera posible, con decenas de comunicados y convocatorias de ruedas de prensa.

 

Pero Yáñez va por libre, prefiere el veto. "Si TRIBUNA de Salamanca no me va a ayudar a renovar mi asiento en el Congreso, mejor apartarlo", ha decidido. Y ha sido la comidilla del día, claro. Dejar de invitar a un periódico a una convocatoria oficial del partido supone señalarlo como 'non grato', ahora que está tan de moda, y de paso evitar preguntas incómodas o explicaciones que sus responsables puedan requerir en el intercambio de golpes político-periodista que supone cualquier acto de campaña electoral, sea éste un almuerzo o un acto en la calle.

 

 

Extraña, sí, pero ni es nuevo ni perjudica a nadie más que a Ciudadanos. Deja su imagen de partido de la nueva política en absoluta evidencia y presenta a Yáñez como un pequeño 'dictadorzuelo' al más puro estilo de otros tiempos oscuros de la historia pasada de este país.

 

Por si le cabe la menor duda, este diario le recuerda al diputado 'cunero' de Valladolid que TRIBUNA de Salamanca se debe a la información y sus lectores, sea ésta buena o mala para su proyección política. Con que sea pertinente, veraz y contrastada, es suficiente. Si no lo fuera, existen instrumentos al alcance del político para hacer valer sus derechos de rectificación o purga de errores. De momento, ni Yáñez, ni Luis Fuentes ni otros insignes 'naranjas' con cargo han recurrido a este legítimo y democrático método para desmentir o solicitar correcciones a las informaciones publicadas por TRIBUNA. Simplemente porque son veraces. No gustan, eso está claro, pero son irreprochables.

 

Así pues, recurrir al veto manifiesta a las claras las intenciones de Ciudadanos en Salamanca y que a las primeras de cambio se les han olvidado las consignas de 'transparencia' y 'regeneración democrática' que eran su santo y seña. Quizá tenga algo que ver el que las últimas encuestas no auguran nada bueno para la formación de cara al 26J, dibujando un horizonte electoral incluso por debajo de los 40 diputados conseguidos en los pasados comicios. Quizá también se deba a ello la presencia anunciada de Albert Rivera el próximo día 14 en Salamanca cuando en la primera organización de su agenda de campaña la ciudad del Tormes no aparecía entre las capitales de provincia a visitar en Castilla y León...