Ciudadanos entregará la Alcaldía de Salamanca a Fernández Mañueco con su abstención

Alejandro González y Mañueco se dan un apretón de manos tras firmar el acuerdo de regenración (Foto: Félix Oliva)

La formación naranja lo ha decidido así después de dos semanas de contactos con PP, PSOE y Ganemos, por lo que los populares gobernarán otros cuatro años el Ayuntamiento de Salamanca, aunque esta vez en minoría.

El Ayuntamiento de Salamanca será gobernado de nuevo por Alfonso Fernández Mañueco; eso sí, el popular lo hará en minoría, con los 12 concejales que logró en las elecciones del 24 de mayo, después de perder seis de los que ha tenido esta legislatura. Por ello, necesitaba el apoyo de una de las nuevas fuerzas que entran en el Ayuntamiento y Ciudadanos ha demostrado ser la más próxima desde el primer momento porque las muchas condiciones que ha puesto la formación 'naranja' no han exigido renuncias al partido en el poder a pesar de las promesas de cambio y regeneración de lanzó la lista de Ciudadanos durante toda la campaña.

 

Ahora el PP volverá a gobernar, después de cinco legislaturas consecutivas, el Ayuntamiento de Salamanca, una situación que es posible porque Ciudadanos así lo ha propiciado al entregarle a Mañueco la Alcaldía de Salamanca con su abstención (voto en blanco) en la sesión de investidura que tendrá lugar el próximo  sábado, 13 de junio, tal y como ha decidido hoy la propia formación que lidera en la capital Alejandro González Bueno. La decisión de los órganos locales ha sido refrendada este mediodía en Valladolid por el Comité de Pactos regional, presidido por Luis Fuentes. La determinación final la tomó la asamblea local por unanimidad, que ha tenido libertad para ello y que, a pesar de sus numerosas alusiones a la necesidad de un cambio y a los casos de clientelismo y corrupción en las instituciones salmantinas que gobierna el PP, han optado por alinearse con la lista más votada, el argumento último que han utilizado.

 

Desde hace dos semanas, los contactos entre todas las formaciones han sido continuos, con encuentros entre PP, PSOE, Ciudadanos y Ganemos con el fin de intentar recabar los apoyos necesarios, bien para que Mañueco siguiese en la Alcaldía o, por contra, para que Enrique Cabero se alzase con el poder con el apoyo de Ciudadanos y Ganemos.

 

Pero no ha sido así y todo pese a que tanto PP como PSOE han firmado el documento de regeneración política impuesto por Albert Rivera para sentarse a negociar, y pese a que en el PP el número 8 de la lista al Ayuntamiento salmantino es Fernando Rodríguez, autor confeso de la contabilidad B del PP en las elecciones de 1999. Situaciones como esta indican que el PSOE está en una situación de ventaja a la hora de cumplir con exigencias contra la corrupción; y también a la hora de cumplir el documento programático de C's, con medidas que Fernández Mañueco ha ido rechazando en los últimos años.

 

De la misma manera, han quedado por el camino las intenciones iniciales de Ciudadanos de marcar los límites en la presencia de imputados en las listas populares, permitiendo que la Alcaldía de Salamanca recaiga de nuevo en el PP. En esa situación se encuentra a día de hoy Javier Iglesias, presidente de la Diputación, su vicepresidente y Diputado de Fomento, Carlos García Sierra, y el diputado de Ferias, Jesús María Ortiz.

 

Aunque su decálogo indica textualmente que se debe apartar a todo cargo cuando es imputado, a la hora de exigir el cumplimiento de este apartado C's de Salamanca ha acabado plegándose a las necesidades del PP salmantino indicando que la lista del Ayuntamiento no tiene imputados; alegando que algunos casos del PP salmantino son de tipo administrativo; y, en última instancia, que había que poner la línea más adelante, en la apertura de juicio oral, para evitar apartar a alguien por cuestiones políticas. En las últimas semanas la cúpula regional de Ciudadanos ha resultado también imputada por una acusación de una excandidata, por lo que han acabado evitando exigir algo que les afectaba directamente.

 

Noticias relacionadas