Ciudadanos del Patrimonio solicita continuidad en la peatonalización física de la ciudad histórica

Calle Cervantes

La asociación salmantina pide al Ayuntamiento la continuidad de las obras de peatonalización física (eliminando barreras) de las calles Cervantes, Rabanal, Carniceros, Tahonas Viejas, Silencio, San Vicente Ferrer, Plaza de Carvajal, Doyagüe, La Fe y Especias.

La Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio ha solicitado al Ayuntamiento de Salamanca la continuidad de las obras de peatonalización física (eliminando barreras) de las calles Cervantes, Rabanal, Carniceros, Tahonas Viejas, Silencio, San Vicente Ferrer, Plaza de Carvajal, Doyagüe, La Fe y Especias “facilitando la accesibilidad y la movilidad”, impidiendo que en ellas circulen libremente vehículos no autorizados o que puedan aparcar en ellas y mejorando la imagen de la ciudad, tal y como establece el Plan de Movilidad.

 

La peatonalización de calles es una medida eficaz para fomentar el tránsito de peatones, reducir el uso del automóvil, mejorar la calidad de vida (menos ruido, menos contaminación, más seguridad), recuperar el paisaje urbano y otorgar al peatón el espacio público; por tanto, el inicio de las obras de eliminación de barreras en la Calle Cañizal es una buena noticia que debe tener  continuidad en el resto de calles de características similares.

 

La solicitud de la Asociación, realizada en el año 2014 y propuesta para ser incluida en los Presupuestos Municipales del año 2016, también advertía de posibles renovaciones de canalizaciones y redes de suministro, atender la evacuación de agua de lluvia para que ésta no afecte a portales de viviendas (por ejemplo) y reducir la señalización de tráfico.

 

Aprovechando esta intervención, que no merece ser fraccionada ni dilatada en el tiempo, el Ayuntamiento de Salamanca tiene que crear las conducciones necesarias para que las compañías de telecomunicaciones y electricidad puedan extender los cables que les permiten dar sus servicios y contribuir a mejorar la calidad de vida de los vecinos. Recuperar la imagen de la ciudad histórica debe ser un objetivo constante e irrenunciable del Ayuntamiento de Salamanca. De igual forma, en aquellos lugares en los que esas calles son más anchas, éstas deberían ser humanizadas de forma prudente, con la colocación de algún árbol, banco o papelera. Aspecto éste, como el anterior, altamente valorado por todos los ciudadanos.

 

"Sería deseable que las obras en las calles Tahonas Viejas y Cañizal se realizasen en verano, cuando los centros educativos Conservatorio Profesional de Música de Salamanca y Colegio Santa Catalina carecen de actividad; que en algunos tramos ni siquiera hubiese tráfico restringido, por tratarse de vías de reducidas dimensiones; y que la vigilancia policial sea efectiva en contra del aparcamiento no habilitado de vehículos".

 

Objetivos municipales

 

El Plan de Movilidad de Salamanca establece como actuación a corto plazo lapeatonalización de calles “como medida de mejora de la calidad urbana y fomento de la actividad económica y turística en la zona”. Según el documento aprobado por el Ayuntamiento de Salamanca en el año 2013, “la sección viaria resultante no tendría aparcamiento” y los “accesos estarán dotados de cámaras de lectura de matrículas asociadas a los vehículos y destinos permitidos, de manera que en el supuesto de realizarse cualquier otro recorrido no autorizado se pueda sancionar automáticamente al vehículo infractor”.

 

El Ayuntamiento de Salamanca ha implantado, aunque todavía no ha entrado en funcionamiento, el “Sistema de gestión centralizada de recepción de eventos y control de accesos de vehículos con detección y lectura automática de matrículas en las zonas peatonales de la ciudad de Salamanca” el cual establece controles en los emplazamientos: Calle Ancha – Calle Vaguada de la Palma, Calle Ancha – Calle Cervantes y Calle Cuesta de Oviedo – Calle Rabanal; pero no en los accesos a las calles Tostado y Cuesta de Carvajal desde la Calle San Pablo