Ciudad Rodrigo retira las orugas de la Plaza del Castillo por salud pública

Árboles de Ciudad Rodrigo donde se ha realizado la retirada de la procesionaria.

Los pelos urticantes que se desprenden y flotan en el aire pueden provocar irritación en oídos, nariz y garganta en los seres humanos, así como intensas reacciones alérgicas. Las orugas de Ciudad Rodrigo ya no serán un problema después de la actuación de los jardineros.

Los jardineros municipales de Ciudad Rodrigo llevaron a cabo la eliminación de numerosos nidos de procesionaria que había proliferado en los cedros de la Plaza del Castillo.

 

La procesionaria es una oruga cubierta de pelos urticantes que se desprenden y flotan en el aire, por lo que pueden provocar irritación en oídos, nariz y garganta en los seres humanos, así como intensas reacciones alérgicas. Por tanto, su control y eliminación no tiene tanto que ver con sus posibles efectos dañinos sobre los árboles, puesto que no supone una plaga forestal en sí, sino con un problema de salud pública. Es por eso que, al ser la Plaza del Castillo una zona habitual de paso, el concejal de Medioambiente de Ciudad Rodrigo, Manuel Choya, ha dado orden de retirarlos para prevenir los posibles daños que afectan especialmente a niños y también a animales de compañía como los perros.

 

Los trabajos, para los que fue necesaria la ayuda de un camión grúa, se llevaron a cabo a primera hora de la mañana puesto que la actividad de la oruga es menor con las bajas temperaturas. Aprovechando los trabajos en la zona, se procedió también a la poda de algunas ramas de los cedros que estaban especialmente bajas y otras que estaban casi encima de los tejados de las casas aledañas.

 

Según Manuel Choya: “Por ahora no se han detectado más problemas de procesionaria en otras zonas verdes municipales. En cualquier caso, en adelante se seguirá manteniendo un control continuo de cualquier situación de este tipo que pueda generar problemas.”