Ciudad Rodrigo, Calvarrasa de Abajo, Diputación y el Ayuntamiento mantienen honores a Franco

El medallón de Franco, protegido con plástico (Foto: Sara Bayón).

Las dos instituciones que dirige Javier Iglesias, Ciudad Rodrigo y Diputación, hacen caso omiso a la petición de retirar distinciones honoríficas al dictador. En Salamanca se mantiene el medallón de Franco y Calvarrasa de Abajo alega que los vecinos se oponen.

A pesar de que fue aprobada en 2007, la denominada ley de la memoria histórica no ha conseguido hacer cumplir sus preceptos, al menos, no en una cuestión muy concreta: la de la eliminación de la simbología y honores del régimen franquista en lugares e instituciones públicas. Al caso de Fuentes de Oñoro denunciado esta semana se suman al menos otros cuatro en la provincia. 

 

Así lo denuncia Izquierda Unida en Salamanca, impulsora desde el pasado verano de un proceso en el que denunció a unos 80 municipios e instituciones requiriendo que cumplieran la ley y procedieran a eliminar placas de calles, efigies, monumentos u honores. Según la formación, la inmensa mayoría ha asumido la necesidad de cumplir la normativa o están en vías de hacerlo, pero hay varios casos significativos que se resisten a hacerlo.

 

Entre ellos están dos instituciones gobernadas por Javier Iglesias: el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo y la Diputación Provincial de Salamanca. IU ha vuelto a pedir que ambas retiren los honores que le concedieron al dictador Francisco Franco. En el caso del consistorio mirobrigense, la medalla del sitio, que le fue concedido en 1954. Esta medalla es una de las mayores distinciones de Ciudad Rodrigo y durante un siglo se ha concedido a los descendientes de los defensores de la ciudad y a cuantos hayan contribuido a la celebración del Centenario del Sitio que sufrió.

 

En el caso de la Diputación de Salamanca, se trata de la medalla de oro de la provincia que se le concedió también en 1954 con motivo de una visita que el dictador hizo a la provincia y en la que recibió, en dos días de mayo, las medallas de la ciudad y la provincia y los doctorados honoris causa de la Universidad de Salamanca y de la Universidad Pontificia. Solo la Usal procedió ha retirar la distinción en 2008. La medalla de oro que le entregó la Diputación sigue vigente como honor y el actual equipo de Gobierno no ha respondido a este nuevo requerimiento para subsanar esta situación, hoy por hoy, ilegal.

 

Algo parecido ocurre con el medallón de la Plaza Mayor dedicado a Francisco Franco. Aunque no es el único símbolo franquista que sobrevive en espacios públicos, sí es el más notorio hoy por hoy. El medallón se colocó en 1937 en el pabellón de los reyes y forma parte de una colección de distinciones al dictador que ha ido apagándose con el tiempo. El PSOE ya pidió en el pasado que se le retirara la condición de alcalde honorario y medalla de oro, pero tras negarse el PP a aceptar varias mociones, se zanjó la cuestión explicando que existían acuerdos de pleno para que el puesto de alcalde honorario fuera de manera perpetua para el Rey de España; y alegando que el honor de ser medalla de oro de la ciudad se extingue con la muerte del personaje.

 

Así que queda todavía el medallón, objeto frecuente de gamberradas en fechas señaladas y para el que IU considera la solución de retirarlo no afectaría ni a la Plaza Mayor ni a su carácter patrimonial; de hecho, la pieza pasaría al museo provincial.

 

Por último, está el caso del municipio de Calvarrasa de Abajo. Según IU, se niega a retirar los nombres de calles con denominaciones franquistas y ha alegado que los vecinos se negaron en una recogida de firmas. Siempre según IU, es una de las instituciones, gobernada además por alcalde del PSOE, que se ha resistido a aplicar la legislación en esta materia.

Noticias relacionadas