Ciudad de Saberes amplía su oferta a 165 programas en el curso 2010/11

36 novedades. Los docentes jubilados podrán participar en talleres con alumnos y profesores
J. R.

La Fundación Municipal Salamanca Ciudad de Saberes adelantó ayer la presentación del programa de actuaciones para el curso académico 2010/11. Un anticipo de tres meses con respecto al año pasado para que los colegios “tengan más tiempo para estudiar las propuestas y elegir las actividades que mejor se adapten a sus necesidades educativas”, explicó el alcalde, Julián Lanzarote, que estuvo acompañado por la concejal de Educación, Sandra Myers, y por el director de la Fundación Salamanca Ciudad de Saberes, Luis Miguel Mata. Los centros escolares de la ciudad podrán optar a participar en 165 actividades extraescolares de refuerzo de la enseñanza reglada dirigidas a un censo de alumnos que en este año se ha situado por encima de los 23.000 estudiantes. “Estamos pobres en dinero, pero ricos en ideas”, subrayó Myers sobre la oferta preparada para el curso 2010/11.

El programa, el segundo efectuado por la Fundación Salamanca Ciudad de Saberes tras la extinción del Instituto Municipal de Educación, sorteará, de esta manera, las restricciones presupuestarias con el impulso, incluso, de 36 novedosas ofertas. Lanzarote citó como ejemplos la puesta en marcha de los programas Huerto Escolar, Lengua y Cultura Japonesa para niños e Itinerario para visitas a la Universidad Pontificia y el Archivo Catedralicio, además de actividades de gastronomía y turismo en la Fonda Veracruz. El programa para el curso 2010/11 contará también como novedades con la organización de congresos y encuentros especializados. La Fundación presentó, al respecto, en la pasada semana el I Congreso Pedagogía y entorno, que se realizará en la Cámara de Comercio de Salamanca, bajo el lema La ciudad como recurso didáctico, los días 11 y 12 de noviembre. La programación para el próximo curso académico incluirá, además, la puesta en marcha de un servicio de publicaciones y la posibilidad, a través del plan Vidas que enseñan, de aprovechar la experiencia de profesores jubilados en talleres, cursos y conferencias destinados para estudiantes y docentes en ejercicio de la profesión.
“Con esta segunda programación, se intenta consolidar y profundizar en la renovación de las actividades actuales, adecuándola a la realidad educativa de la ciudad y de la sociedad del siglo XXI”, explicó Lanzarote. Esa mirada a los cambios que se perciben en el mundo se traducirá en un especial interés por las nuevas tecnologías. “Es una preocupación fundamental de la Fundación”, insistió la concejal Myers. La oferta tecnológica se concentrará, en especial, en los docentes sin desdeñar al resto de actores sociales que intervienen en el proceso educativo:padres y alumnos. “Las tecnologías son la respuesta pero, ¿cuál es la pregunta?”, inquirió la edil de Educación para justificar el camino que queda por recorrer para comprender el salto tecnológico.