CiU y ERC vuelven a la carga para pedir la devolución de los 'papeles' de Salamanca

(Foto: Chema Díez)

el proceso de devolución de los documentos incautados por el bando franquista arrancó en 2008 tras aprobarse la Ley de Memoria, y hasta julio ha supuesto el envío de 1.435 cajas de archivo y 589 libros desde el antiguo Archivo de la Guerra Civil con sede en Salamanca.

CiU y ERC volverán a pedir esta semana en el Congreso la devolución a Catalunya de los documentos incautados en la Guerra Civil pendientes de trasladar, aunque el Gobierno central ya ha dicho que ha cerrado el catálogo de legajos que piensa retornar y que además reclamará a la Generalitat los que no hayan podido entregar a sus legítimos herederos.

  

Según se indicó en la última reunión del Patronato del Centro Documental de la Memoria Histórica, el proceso de devolución de los documentos incautados por el bando franquista arrancó en 2008 tras aprobarse la Ley de Memoria, y hasta julio ha supuesto el envío de 1.435 cajas de archivo y 589 libros desde el antiguo Archivo de la Guerra Civil con sede en Salamanca.

  

El último envío fue en 2011, con Gobierno socialista, pero desde entonces la Generalitat y colectivos catalanes han seguido reclamando documentos, una reivindicación que el martes se debatirá en la Comisión de Cultura del Congreso.

 

"SIN MÁS DILACIONES"

  

CiU exigirá al Gobierno central "fijar sin más dilaciones la fecha del retorno definitivo de los documentos confiscados por las tropas franquistas a partir del año 1939 a particulares e instituciones catalanas y que todavía se encuentran consignados en Salamanca".

  

ERC instará a "proceder a la devolución inmediata" de la documentación identificada y digitalizada, en cumplimiento de los acuerdos de la Comisión Mixta Ministerio de Cultura-Generalitat de 2011 y 2013; a promover un encuentro con la Generalitat para establecer el procedimiento adecuado para hacer efectiva la devolución de documentación perteneciente a la Consejería de Justicia e Interior; y a proceder a la devolución de la documentación requisada a los municipios.

  

"El inconcebible retraso ha ido intensificando la preocupación en Catalunya en la medida que, además de los documentos pertenecientes a instituciones, a sindicatos, a entidades sociales, etcétera, también buena parte de ellos provienen de personas físicas, muchas de ellas en una edad muy avanzada --argumenta ERC--. Preocupación y en buena medida indignación porque es evidente que el Gobierno pretende blindar la requisa mediante una actuación arbitraria y contraria a la ley y mantener el oprobio de las víctimas".

  

Pero el Gobierno central, en una reciente respuesta parlamentaria recogida por Europa Press, ya daba por cerrado el catálogo de documentos pendientes devolución: el Ministerio de Educación, en aquella reunión de junio del patronato el de Salamanca, detalló su intención de trasladar a Catalunya 238 cajas, 350 libros, 10 carteles, dos láminas, tres mapas y planos, cuatro banderas, diez panfletos y ocho tarjetas postales, dando por cerrado el proceso de devolución.

  

Es una cantidad de documentos inferior a la que Catalunya reclamó en un primer momento, pues la Generalitat habló de 546 cajas, 4.139 libros y 259 carteles, entre otros documentos.

  

Además, en vez de facilitar más documentos a Catalunya, el Gobierno del PP desveló su intención de reclamar a la Generalitat documentos sacados de Salamanca en anteriores envíos.

 

SI NO LLEGAN A DESTINO, A SALAMANCA

  

Las sentencias del Tribunal Constitucional de enero de 2013 avalaron que la Generalitat percibiera los 'papeles de Salamanca' para entregárselos a sus dueños, ya sean particulares o sus sucesores, pero el Ejecutivo central hace hincapié en que también establecieron que aquellos documentos que no llegaran a sus propietarios lícitos, deberán "reintegrarse en un archivo de titularidad estatal", como es el Centro de Documentación de la Memoria Histórica con sede en Salamanca.

  

Por eso, anunció su intención de exigir a la Generalitat la devolución de los documentos que ha recibido pero no ha podido "acreditar la entrega" a su legítimo dueño.

  

El Ministerio adelanta que algunos envíos a Barcelona dispuestos en un principio se han retirado al entender que "muchos de los propietarios originales u organizaciones, ya no existen, o no hay un claro sucesor", y, entre otros, cita el caso del partido Unión Patriótica, el Socorro Rojo Internacional y Solidaridad Internacional Antifascista.