Circular sin casco en bicicleta con menos de 16 años y los detectores de radar, prohibidos el 9 de mayo

BORIS GARCÍA

Las novedades de la Ley de Tráfico entran en vigor a partir del día 9 de mayo e incluyen aumento de multas por conducir bajo el efecto de alcohol o drogas. Los límites de 130 en autovías y 90 en carreteras, pendientes del desarrollo del reglamento.

El Boletín Oficial del Estado ha publicado la nueva Ley de Tráfico, que entrará en vigor el próximo 9 de mayo y que contempla medidas como el casco obligatorio en ciudad para ciclistas menores de 16 años o la prohibición de los dispositivos de detección de radares, cuyo uso acarreará sanciones como la pérdida de tres puntos del carné y una multa de 200 euros.

 

La norma, ratificada por el Congreso el 20 de marzo, incorpora otras novedades, como la posibilidad de cortar una carretera o tramo por causas medioambientales, por ejemplo, de contaminación; o la capacidad de inmovilizar un vehículo si circula con niños sin sistema de retención infantil, que será obligatorio para todos los menores que no superen 1,35 metros de altura.

 

Igualmente, eleva a 1.000 euros la sanción por conducir con presencia de drogas en el organismo, con un test de saliva, y de alcohol cuando se duplique la tasa permitida o en caso de reincidencia, y en los accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas, con carácter general, la responsabilidad será del conductor del vehículo. Se amplía a 20 días el periodo voluntario para pagar multas o realizar alegaciones aunque renunciando con ello a la presentación de recursos.

 

Además, el texto abre la puerta a elevar en algunos tramos de autovías y autopistas el límite de velocidad hasta los 130 kilómetros hora y reducir en 10 por hora la máxima en carreteras secundarias. No obstante, no concreta cómo se hará, será el Reglamento General de Circulación posterior quien deba dar forma a estos preceptos.

 

Durante la tramitación parlamentaria, también se acordó que los vehículos prioritarios usarán una señal luminosa azul, aunque se trata de otro aspecto que se desarrollará en el Reglamento General de Circulación. Esta normativa establece también que deberán ser objeto de matriculación definitiva en España los vehículos con matrícula extranjera que se utilizan en España por residentes del país, ya que no figuran en el Registro de Vehículos actualmente.

 

Por último, se incorpora una nueva disposición adicional para incorporar una directiva europea por la que se facilita el intercambio transfronterizo de información sobre infracciones de tráfico en materia de seguridad vial.

 

Según defendió la DGT, el objetivo de la norma aprobada es reducir la siniestralidad vial y mejorar la seguridad de los distintos usuarios de la vía, adaptando o modificando otros aspectos que no sólo den respuesta a las necesidades de los conductores, sino también a los cambios que se producen en los vehículos y las vías, factores todos ellos determinantes en la producción de los accidentes.