Cinco imputados, ante el juez por un delito de tráfico de drogas

La Audiencia Provincial acoge hoy un juicio contra un grupo dedicado al tráfico de drogas, que ya se suspendió el 1 de febrero al no comparecer uno de los acusados. La Fiscalía solicita para los cinco imputados una pena conjunta de 25 años y seis meses de cárcel, según informaron fuentes jurídicas.
E. G.

Esta pena inicial deberá ser reducida durante la vista oral debido a que la calificación se realizó con anterioridad a la reforma del Código Penal.

Los imputados son un padre y un hijo, D. S. C. C., de 40 años y D. S. C. M., de 22, respectivamente; un matrimonio compuesto por J. A. M. L. y V. M. A. y una quinta persona, de iniciales R. C. C. C. Para los dos primeros, la Fiscalía solicita una pena de seis años para cada uno al considerarlos el cabecilla y el lugarteniente de la banda. El resto se enfrentan a cuatro años y seis meses de prisión cada uno. Además del pago de una multa.

Según el escrito de calificación del Ministerio Público, D. S. C. C. y D. S. C. M., junto a R. C. C. C. presuntamente formaban parte de un grupo dedicado al tráfico de sustancias estupefacientes. D. S. C. C., el presunto cabecilla de la banda, se encargabasupuestamente de negociar la adquisición de la droga, así como de la distribución y preparación de la misma. D. S. C. M. ejercía el cargo de lugarteniente y el tercer imputado, R. C. C. C. realizaba supuestamente labores de vigilancia.

Mientras, el matrimonio acusado, J. A. M. L. y V. M. A. se dedicaba presuntamente a custodiar la sustancia en el domicilio. Todos los implicados tenían llaves de la casa para acceder a ella cuando quisieran sin necesidad de que se encontrara la pareja. Fruto de las investigaciones desarrolladas por la Guardia Civil tras tener indicios de que los acusados se dedicaban al mercado ilícito de sustancias, el día 16 de marzo de 2008, realizaron un registro domiciliario a la vivienda del matrimonio.

En el registro, los agentes se incautaron de 50,52 gramos de cocaína, con una pureza del 83,90%, una prensa hidráulica, hierros impregnados en cocaína, 7,63 gramos de hachís, sustancias empleadas para el corte, así como otros efectos empleados para tratar la sustancia.

También acudieron al domicilio de los supuestos cabecillas donde hallaron 29.080 euros, así como un maletín impregnado en cocaína.

Padre e hijo son conocidos en el ámbito policial por dedicarse presuntamente al tráfico de drogas. De hecho, en el último golpe asestado por la Guardia Civil contra el mercado ilícito de droga en la denominada operación Tritón, llevado a cabo desde finales de junio hasta febrero, se detuvieron a siete personas.

Los dos últimos arrestados fueron los presuntos cabecillas de este grupo, D. S. C. C. y D. S. C. M. Ambos fueron localizados a primeros de diciembre en Dos Hermanas, en Sevilla. Los dos arrestados trataron de huir, semidesnudos por los patios interiores de los domicilios colindantes al que se encontraban. En la actualidad, se encuentran en prisión provisional.