Cinco de los acusados por tráfico de hachís reconocen los hechos

Juicio. El fiscal rebaja a 13 años de prisión las penas para los imputados, sorprendidos con 13 kilos de droga
E. G.

Cinco de los seis imputados que fueron arrestados el día 3 de marzo del pasado año tras incautarse la Policía Nacional de 13.600 gramos de hachís reconocieron ayer su participación en el supuesto intercambio de droga, que se produjo en un garaje alquilado en el municipio de Carbajosa de la Sagrada. El juicio se celebró porque uno de los imputados negó su implicación.

Los cinco acusados que reconocieron ante el magistrado su participación, aceptaron las penas solicitadas por el Ministerio Público: para M. S. S. y C. N. M. –mujer rumana–, tres años de prisión y una multa de 6.123 euros, con la responsabilidad civil de un mes de prisión en caso de impago. Para E. F. G. V. (mujer española), un año de prisión, más el pago de una multa de 5.516,54 euros y un mes de cárcel en concepto de responsabilidad civil. H. E. M. y S. J., también se conformaron con la petición del fiscal de un año y un día de cárcel para cada uno, a lo que se añade una multa de 3.061,53 euros y un mes de cárcel en caso de impago. De esta manera, el fiscal rebajó la pena inicial solicitada de 24 a 13 años de cárcel.

La Fiscalía mantuvo la petición de cuatro años de cárcel, una multa de 12.246 euros y una responsabilidad civil de seis meses de cárcel para N. M. –el único que negó su implicación– al considerar que en las escuchas telefónicas intervenidas por los agentes durante la operación quedó acreditado que N. M. no era un mulero o un mero transportista, sino que “era integrante de la organización”. Además, el fiscal apreció que la versión del imputado carece de peso ya que no aportó ningún testigo, ni prueba documental donde se compruebe que llegó a Salamanca, procedente de Madrid, para vender un vehículo, tal y como aseguró en la vista oral.

Durante su comparecencia N. M. negó conocer al resto de acusados, ni el bar ubicado en la calle Saucelle, donde presuntamente se vendía la sustancia. Argumentó que el día 3 de marzo del pasado año llegó a Salamanca para vender un coche, marca Clío –donde los agentes hallaron en el asiento trasero cuatro kilos de hachís– pero no aportó ningún dato acerca del comprador, ni su nombre ni su domicilio. Aseguró que quedaron en una dirección pero como no sabía ir dos personas, un hombre y su novia se prestaron a dirigirle en otro vehículo. Señaló que llegó a un garaje que estaba abierto y entró, momento que fue interceptado por la Policía. Puntualizó para concluir que no sabía que transportaba cuatro kilos de hachís, y negó que lo trajera para venderlo, ya que “yo tengo mi trabajo”.

Los agentes corroboraron que al garaje llegaron dos vehículos, un Mercedes donde viajaba M. S. S. y C. N. M. –al que le incautaron 5.600 euros– y un Clío. El Mercedes se quedó aparcado en la calle y los ocupantes, que fueron arrestados, se dirigieron al garaje donde presuntamente se iba a realizar el intercambio. Los agentes se incautaron en la operación Pata Negra de 13.600 kilos de hachís, un portátil, móviles y documentación.

También estaba imputado O. S., al que le pedían 5 años de cárcel que no fue juzgado al estar extraditado.