Cinco de los 12 consejeros de Pescanova votaron en contra del concurso voluntario y de la revocación de BDO

Deloitte, PWC y KPMG, principales opciones para auditar las cuentas en sustituición de BDO Auditores





MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Cinco de los doce consejeros que integran el consejo de administración de Pescanova votaron en contra de la solicitud del concurso voluntario de acreedores y de la revocación del auditor BDO Auditores, según han informado a Europa Press en fuentes próximas al consejo.

De estos cinco consejeros que no votaron a favor de las decisiones adoptadas por el consejo de administración de la firma, tres de ellos serían José Carceller, en representación de Damm con una participación del 6,18% en la firma gallega; François Tesch, en representación del fondo Luxempart (5,83%) y José Antonio Pérez Nievas (representante de Iberfomento), con un 3,39% de la compañía.

Estos tres consejeros ya mostraron su disconformidad con la gestión del presidente de la firma Manuel Fernández de Sousa y desmintieron los acuerdos adoptados en el anterior consejo extraordinario de administración que se celebró el pasado 15 de marzo.

En concreto, fuentes cercanas a la cervecera catalana han confirmado a Europa Press que Carceller no votó a favor del concurso voluntario ni dio el visto bueno a la revocación del auditor. "Damm no estaba conforme con presentar un concurso voluntario", señalaron las mismas fuentes.

Por su parte, Pescanova demandará a BDO Auditores, firma que ha revisado sus cuentas desde 2001, al considerar que no ha realizado correctamente su trabajo, según han informado a Europa Press en fuentes conocederas de esta decisión.

En concreto, la compañía gallega ha contratado al despacho de abogados Albiñana & Suárez de Lezo para que se encargue de elaborar la demanda contra la auditora.

Dicha acción judicial se enmarca dentro de la decisión del consejo de administración de solicitar al juzgado de lo mercantil competente del concurso voluntario de acreedores la revocación de BDO Auditores para la verificación de sus cuentas anuales individuales y consolidadas del ejercicio de 2012.

Pescanova, que ha remitido ya su información financiera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y que se espera conocer este viernes, contratará de forma inmediata, según lo aprobado por los miembros del consejo, un auditor 'forensic', que elegirá entre las principales firmas de auditoría, para revisar los estados financieros del pasado año.

BUSCANDO NUEVO AUDITOR.

La compañía podría contratar a cualquiera de las cuatro grandes consultoras con presencia en España (Deloitte, PWC, KPMG y Ernst & Young) aunque albergan dudas respecto a si ésta última podría presentar algún tipo de incompatibilidad por el hecho de trabajar con algunas de sus filiales.

El consejo de administración de Pescanova ha acordado solicitar voluntariamente la declaración de concurso de acreedores dado que no parece posible alcanzar a corto plazo un acuerdo con los acreedores y que su situación financiera presenta "riesgo de deterioro".

"El consejo de administración, en aras de la preservación de la continuidad empresarial de Pescanova y de la protección de los intereses afectados, ha acordado solicitar voluntariamente ante el juzgado de lo mercantil competente la declaración de concurso de acreedores", según ha anunció ayer en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tras más de trece horas de reunión del consejo de administración.

Pescanova ha indicado que tiene la firme voluntad de presentar en el curso del procedimiento una propuesta de convenio a sus acreedores que garantice, por un lado, la salvaguarda de los derechos e intereses de sus trabajadores, acreedores y accionistas y, por otro lado, la gestión continuada de la firma.

Precisamente, la reunión ayer se produjo después de que la compañía haya cumplido un mes desde que solicitara el preconcurso de acreedores, con una deuda en torno a 2.700 millones de euros, es decir, más de 1.200 millones de euros por encima de lo que figura en el pasivo auditado (1.522 millones de euros al cierre del tercer trimestre de 2012), según han señalado a Europa Press en fuentes conocedoras de la situación financiera.