Cierra la única expendedora de leche en Salamanca: "Me ha costado alguna lágrima"

Expendedora de leche ubicada en el paseo San Antonio de Salamanca (Foto: Chema Díez)

Joaquín Romero, ganadero de la localidad salmantina de El Arco, se ha visto obligado a cerrar la expendedora de leche ubicada en el Paseo San Antonio de la capital desde el 19 de marzo de 2010. El sueño no dio para más... ahora, los ciudadanos dejarán de beber leche de verdad.

'De la granja al consumidor'. Tal cual, sin filtros, sin supermercados de por medio, sin tener que decidir entre una marca u otra, sin más obejtivo que disfrutar. El 'oro blanco' ubicado en el paseo de San Antonio dice adiós, obligado por la escasa rentabilidad y por una 'moda pasajera' que muchas veces olvida lo que significa la calidad.

 

Un 19 de marzo del año 2010 nacía en Salamanca la primera y única expendedora de leche de la provincia con el objetivo novedoso de beber leche de vaca directamente desde la granja, pero con las máximas garantías de calidad. ¿El sistema? Bien fácil... Valía con introducir la cantidad de dinero correspondiente, poner la botella debajo del expendedor y dar rienda suelta al sabor con la mejor leche que ya evocaba puro campo...

 

 

Pero, quizá por 'pasarse de moda', porque Salamanca no está preparada para esta iniciativa o, simplemnte, porque no tocaba, el pasado 15 de diciembre del año 2015, Joaquín Romero, impulsor de la idea, 'servía' la última botella de leche... y con ella dejaba atrás un sueño que le ha costado más de una lágrima.

 

"Llevaba ya tiempo pensando en cerrar la expendedora, pero al final es duro y nunca te atreves. Siempre pensaba que me daría algo más y seguía luchando por mantenerla. Pero entre unas cosas y otras y que solo conseguía problemas, un día decidí poner punto y final a esta aventura. Y me ha costado alguna lágrima", asegura el ganadero de la localidad salmantina de El Arco.

 

"Esta iniciativa tan solo ha sido rentable los primeros cuatro o cinco meses, luego ya comenzó a bajar, coincidiendo además con que me quedé solo porque mi socio se marchó. Pero logré estabilizar las ventas y poco a poco vender la leche, aunque no toda la que me hubiese gustado", reconoce.

 

(Fotos: Chema Díez)

 

La inversión inicial ascendió a 100.000 euros, de los que ha conseguido recuperar 60.000 y, el resto, intentará taparlo con la vemta de las máquinas correspondientes para cerrar un capítulo del que no se arrepiente.

 

"Es cierto que he visto que otras expendedoras de leche que se habían abierto en otras provincias de España también han cerrado, quizá no sea el modelo adecuado, no lo sé", reconoce con la nostalgia de quien pone ganas e ilusión en un proyecto al que finalmente tiene que decir adiós.

 

Joaquín Romero ha tenido que poner punto y final a su sueño

 

Ahora, la 'mini granja' que ha surtido leche duante casi seis años a los salmantinos dejará huérfana a la 'Churrería Paquito' que durante tantos años ha sido su compañera de viaje. Ahora, habrá que disfrutar del 'oro blanco' en otro destino, pero ya no será... 'De la Granja al Consumidor'. La Lechería Ribera de Cañedo cierra sus puertas.

 

 

Este periódico realizó además un Reto de Rivas para conocer el proceso de ordeño y la llegada de la leche de la granja al consumidor.