Científicos diseñan un biosensor que detecta la resistencia a los antibióticos

Científicos de la Universidad de Auburn, en Alabama (Estados Unidos), y la Base de la Fuerza Aérea de Keesler, en Biloxi, Mississippi (Estados Unidos) han ideado un biosensor que es capaz de detectar resistencia a los antibióticos de las bacterias. Esta nueva tecnología es un paso preliminar para identificar y combatir las superbacterias, un importante problema de salud pública que ha dado lugar a más muertes que el sida en Estados Unidos en los últimos años.
MADRID, 8 (EUROPA PRESS)



Louis Pasteur y Robert Koch fueron los primeros en caracterizar la antibiosis, la capacidad de un producto químico para matar las células bacterianas, en 1877. Desde entonces, la comunidad médica y bioquímica han hecho grandes avances en el tratamiento de infecciones bacterianas y estos pasos adelante han contribuido a reducir la mortalidad infantil al crecimiento de la población del siglo XX.

Sin embargo, la selección natural ha permitido que las bacterias resistentes a los antibióticos florezcan y se propaguen, y la exposición continua ha dado lugar a la evolución de "superbacterias" que son resistentes a múltiples tipos de antibióticos. "Las bacterias resistentes a los antibióticos son un problema grave", señala el principal investigador, Vitaly Vodyanoy, en la Universidad de Auburn. Por ello, considera "muy importante" en el tratamiento de un paciente distinguir entre las bacterias normales y resistentes, y, en caso de resistencia, tomar medidas especiales para curarla.

La tecnología del doctor Vodyanoy, con financiación de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, se aprovecha de bacteriófagos, virus simples que pueden detectar y destruir las bacterias. Un bacteriófago, cuando se combina con anticuerpos específicos, se puede utilizar para producir un cambio de color físico en una muestra que indica resistencia a los antibióticos. una tecnología que será de gran valor para los médicos que intentan tratar a los pacientes y desinfectar las instalaciones hospitalarias.

En concreto, esta técnica se dirige a Staphylococcus aureus resistente a los antibióticos, uno de los primeros agentes patógenos caracterizados como una superbacteria. Staphylococcus, comúnmente conocida como estafilococo, a menudo es una condición de la piel molestoa curada con antibióticos comunes, pero las variaciones de la bacteria estafilococo pueden ser mortales cuando infecta a pacientes inmunocomprometidos u órganos internos como los pulmones y el tracto respiratorio.

La enfermedad es de particular interés para los hospitales, cárceles, y las ramas de las fuerzas armadas, donde las personas están en riesgo de infección por falta de higiene cerca. "En nuestro método, podemos determinar la resistencia bacteriana a los antibióticos en 10-12 minutos, mientras que otros métodos tardan horas", explica Vodyanoy, cuyo hallazgo publica este miércoles 'Journal of Visualized Experiments'.

Los métodos alternativos utilizados para detectar la resistencia a los antibióticos necesitan etapas de purificación intensivas en tiempo antes de los protocolos de secuenciación de múltiples horas. "Tenemos la visión de un futuro en el que los médicos hacen pruebas de sangre real o muestras de saliva. El virus es completamente benigno para los humanos y esperamos poder usarlo para hacer superficies antimicrobianas y objetos de cristal que matan las bacterias", concluye este experto.